Elevada inflación redujo 15% el poder de compra del salario

inflación

El economista, Asdrúbal Oliveros, señaló que “una contracción tan fuerte del salario como esta no se había visto en 25 años”. Ecoanalítica calculó que la inflación de 12 meses fue 128%

Mayela Armas/@mayearmas 

Caracas. Al venezolano cada vez se le hace más difícil llegar a fin de mes. Su salario se va rápidamente por la elevada inflación y los aumentos que se autorizan en el año no logran ganarle la carrera a los precios.

Ecoanalítica calculó que a junio la capacidad de compra del salario promedio cayó 15% por la aceleración de la inflación, y según el economista y director de la firma, Asdrúbal Oliveros, “una contracción tan fuerte del salario como esta no se había visto en 25 años”.

Aunque el Banco Central de Venezuela (BCV) no divulga los datos de la inflación, la consultora estimó que en 12 meses los precios avanzaron 128%. Ante las proyecciones, el economista y profesor de la UCV, José Guerra, aseveró en un foro organizado por Espacio Público que “estamos en una serie hiperinflacionaria. Tenemos 100 veces la inflación mundial”.

Esa escalada de la inflación, que vuelve en sal y agua el ingreso mensual, se debe a que el BCV fabrica bolívares para cubrir el déficit del Gobierno y esa mayor cantidad de dinero en la calle se encuentra con una baja oferta de productos, lo que presiona los precios. Oliveros destacó que la brecha entre los ingresos y los gastos del sector público asciende a 20% del PIB, unos 40 millardos de dólares, “y 12 de esos 20 puntos los cubre el BCV imprimiendo billetes”.

El comportamiento de los precios, además, refleja la distorsión del sistema cambiario. El Gobierno asegura que el grueso de las importaciones, especialmente de alimentos y medicinas, se autoriza al tipo de cambio de 6,30 bolívares, pero no todas las industrias tienen acceso a ese dólar barato y la restricción se evidencia en los costos de los bienes prioritarios.

En la inflación el grupo que más peso tiene es el de alimentos y los datos de Ecoanalítica muestran que el tipo de cambio ponderado para los alimentos es de 84 bolívares y no de 6,30 bolívares como señalan las autoridades en sus discursos.

El salto veloz de los precios seguirá con lo cual esfumará más el ingreso y a diciembre la firma proyecta que el deterioro en el poder de compra del salario promedio será de 23,6%. Eso significa que los venezolanos al cierre del año se las verán color de hormiga.

El colapso

La crisis que las familias padecen de escasez de artículos esenciales y productos más caros en gran medida responde al colapso del modelo económico del Gobierno. José Guerra, apuntó que «el problema es el modelo. El Estado creció con la nacionalización de las empresas, y esas empresas están quebradas. El déficit en las cuentas se amplió, porque el gasto no se ha podido bajar y el Banco Central imprime billetes con un tipo de cambio anclado”.

A lo señalado por el profesor de la UCV, Oliveros añadió que “el modelo colapsó” y apuntó que entre la política y la economía, la administración de Nicolás Maduro optó por la política con lo cual  ha postergado medidas para corregir las distorsiones.

“Maduro escogió el camino menos riesgoso, que fue surfear la crisis”, dijo el director de Ecoanalítica, quien agregó que ha habido un ajuste malo, que ha llevado a una recesión brutal. En ese contexto, destacó que el Gobierno ha profundizado los controles y ha recortado las importaciones privadas.

La firma calcula que a junio la liquidación diaria de dólares por Cencoex y Simadi fue 44,5 millones de dólares, 68% menos que en igual lapso de 2014 cuando el promedio era de 139,2 millones de dólares. En ese sentido, proyecta que la reducción de las importaciones privadas será de 40% al término del 2015.

Ese recorte en las importaciones en gran medida responde a la baja de ingresos petroleros por la caída en los precios del crudo. Sin embargo, el ajuste en la adquisición de bienes fuera del país no ha sido suficiente para afrontar el descenso de los ingresos y para la firma, el Gobierno tiene un déficit de divisas de 17,8 millardos de dólares. Con el fin de tener más dinero se ha raspado la olla aceptando de República Dominicana y Jamaica pagos con descuento de la deuda por los envíos de petróleo, pactando créditos con China y retirando ahorros del Fondo Monetario Internacional, pero las necesidades de fondos persisten.

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación