Embajadores nombrados por presidente (E) Guaidó pedirán asesoría electoral a la OEA

El diputado Julio Borges, representante del Estado ante el Grupo de Lima, Carlos Vecchio embajador ante los Estados Unidos y Gustavo Tarre, representante especial de Venezuela ante la OEA, ofrecieron una declaración conjunta desde Washington, junto con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Vecchio descartó la opción militar internacional para superar la crisis venezolana.

Caracas. El gobierno interino de Juan Guaidó solicitará los buenos oficios y experiencia en procesos electorales de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para organizar unas elecciones libres, justas y transparentes, el tercer paso de la hoja de ruta para restituir la Constitución.

La información la dieron a conocer este miércoles parte de los representantes diplomáticos para Estados Unidos, la OEA y el Grupo de Lima, designados el pasado martes por Guaidó con autorización del Parlamento en los últimos días.

Carlos Vecchio, embajador ante los Estados Unidos; Gustavo Tarre Briceño, representante del Estado ante la OEA y el diputado Julio Borges, representante del Estado ante el Grupo de Lima, ofrecieron una rueda de prensa desde Washington en la que aclararon los próximos pasos y prioridades diplomáticas del gobierno interino de Venezuela.

Vecchio afirmó que su misión es clara: Venimos con la prioridad de coordinar el esfuerzo internacional para que juntos podamos alcanzar la agenda de tres puntos: cese de la usurpación, gobierno de transición que alivie la crisis humanitaria y llamar a elecciones lo más pronto posible. Y para todas estas etapas es fundamental el apoyo internacional.

Su segunda misión, dijo, es levantar la voz para que el mundo no olvide que más de 60 venezolanos han sido asesinados desde el 22 de enero y hay más de 800 detenidos, principalmente de los sectores más humildes de la población. “Esta no es una lucha entre Maduro y el gobierno de Estados Unidos, es una lucha entre democracia y dictadura. El momento es ahora, no es momento de dudar, es momento de incrementar toda la presión necesaria”, sostuvo.

Afirmó que la administración de Guaidó solo apoyaría un diálogo que busque la salida de la dictadura, un gobierno de transición y elecciones: “La agenda es cómo negociamos la salida de la dictadura”.

Consultado sobre qué tanto ayudan a Guaidó los señalamientos del gobierno estadounidense, según los cuales la opción militar no está descartada para Venezuela, replicó: Queremos tener una transición, queremos estabilidad, recuperar la economía para detener el sufrimiento de la gente y ayudar las necesidades humanitarias. 87 % de la población está en la línea de pobreza. Mientras más pronto resolvamos esto, mejor estará la población. Esta es nuestra agenda y sobre eso hemos estado hablando con Estados Unidos y con otros países. Este el apoyo que necesitamos. No hemos hablado sobre ninguna otra opción. Esta es nuestra agenda y es la agenda por la que nos moveremos en la comunidad internacional.

Vecchio envió un mensaje a los funcionarios venezolanos del servicio diplomático en Estados Unidos y el mundo: “Todo el que quiera permanecer en las misiones y nos reconozca como gobierno legítimo, se puede quedar”. Dijo que junto con el Departamento de Estado estuvo revisando el listado del personal consular venezolano y próximamente anunciará el estatus numérico de las misiones.

Lee también
La ruta de la transición en Venezuela debe pasar por una negociación política

Tarre  y elecciones

En representante del Estado ante la OEA, Gustavo Tarre Briceño, enfatizó que su prioridad será conseguir la colaboración de la OEA en dos áreas: ayuda humanitaria y organización de elecciones. “Tenemos a David Smolansky trabajando todo lo relativo a la migración y situación humanitaria. Ese trabajo está adelantado. Vamos a comenzar de inmediato a trabajar en la organización de las elecciones”, explicó.

Esas elecciones, dijo, tienen que cumplir dos condiciones: ser libres y respetar la voluntad del elector. Para ello resaltó que es necesario contar con un CNE independiente y sin militancia partidista, pero que contempla otros elementos:

Eso implica que todo el que tenga derecho a ser candidato sea candidato; que la campaña no se vea entorpecida por abuso de los cuerpos represivos o por el uso de los dineros públicos para favorecer a un candidato o comprar votos; que se preserve el secreto del voto; que no haya presión sobre el elector para que cambie su voto; y se requiere un conteo de los votos y una proclamación de los resultados limpia y transparente. Todo esto bajo el paragua de una observación internacional creíble, precisó.

Borges y la ayuda

Julio Borges, representante del Estado ante el Grupo de Lima señaló que lo más urgente e inmediato es concretar la ayuda humanitaria, por la cual la oposición, desde la Asamblea Nacional, ha venido trabajando desde hace varios años.

La intención es que la ayuda humanitaria pueda tener diferentes puertas de entrada por Colombia, Brasil y el Caribe. No está planteada como una acción disfrazada ni violenta. Lo que viene a traer es paz y dignidad mientras termina de producirse un desenlace. Este proceso va a emplazar a la FANB. Deberá decidir si permite que el pueblo se cure y se alimente por la solidaridad del mundo o va a repetir la acción de Maduro, dijo Borges.

Calificó la coyuntura actual venezolana como “la caída del muro de Berlín en América Latina 30 años después”.

Adelantó que el próximo lunes, durante la reunión del Grupo de Lima en Canadá, además de la búsqueda de concretar el canal humanitario, planteará la necesidad de aumentar la presión a Maduro y propondrá aplicar medidas sobre violación de Derechos Humanos y blanqueo de capitales, corrupción y crimen organizado «que vayan cercando y produzcan el desenlace que estamos esperando en el régimen”.

¿Y después de los 30 días qué?

Uno de los periodistas consultó a Vecchio sobre qué ocurrirá después de cumplido el lapso de 30 días que establece el artículo 233 para la realización de elecciones y asunción de un nuevo gobierno.

“Esa regla funciona normalmente en un marco constitucional normal pero sabemos que hay un usurpador en la Presidencia. Necesitamos restaurar totalmente la democracia para alcanzar una justa y transparente elección. No es una cuestión de días, porque de lo contrario tendríamos el mismo problema, nadie confiaría en esa elección. Necesitamos primero restituir el orden constitucional”.

Sobre esta misma pregunta, Luis Almagro expresó: “El 233 es muy claro. No es una presidencia de 30 días. Es una función que se extingue cuando se realice la elección y se instale un nuevo presidente”.

Almagro y la mediación

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, difirió de la posición de la Unión Europea que le dio a Maduro un plazo de 8 días para convocar elecciones.

Pedirle elecciones a Maduro no es el mejor camino para restablecer la democracia en el país. Ya sabemos cómo son las elecciones que hace Maduro y el madurismo. Distinto sería una elección organizada por el presidente encargado Guaidó. Hay un camino por recorrer: es necesario nombrar un nuevo CNE y reformar el sistema electoral que hoy permea la falta de garantías por todos lados, indicó.

Rechazó las propuestas de mediación que no tienen como agenda clara el cese de la usurpación: “Lo más ridículo que podemos ver es el ofrecimiento de mediación, porque esto no es un tema de negociar entre dos partes sino de redemocratizar el país y eso tiene que ver con rescatar las instituciones. Todo el que quiera fortalecer una negociación para la salida de la usurpación, esa es la negociación que hay que hacer. El único objetivo es redemocratizar el país».

Reclamó, asimismo, que haya “algunos que ofrecen mediación sin haber condenado ni uno solo de los crímenes del régimen”. A su juicio, eso no solo es un despropósito político sino que tiene que ver con la moral: No es admisible mirar para otro lado cuando se han matado a 60 personas desde el 22 de enero. Es una masacre. No es admisible enviar condolencias a las víctimas sin condenar los crímenes del Gobierno, es burlarse de ellos.


Participa en la conversación