El 29 de diciembre, el despacho de las finanzas realizó una colocación privada que tendrá como fin pagar obligaciones con las empresas.

Caracas. Luego de cinco años sin hacer emisiones de bonos denominados en dólares, el Ministerio de Finanzas efectuó el pasado 29 de diciembre una colocación privada de 5 millardos de dólares para el Banco de Venezuela. Dichos papeles se utilizarán para saldar deudas con las empresas.

Los títulos tienen vencimiento en el 2036. Aunque el BCV y el despacho de las finanzas no han dado detalles de la operación, fuentes oficiales indican que la misma tiene como fin atender los compromisos con las industrias, principalmente de alimentos y salud.

A inicios del 2016, el Ejecutivo le pagó a tres laboratorios con bonos de Pdvsa y, tras esa medida, en el transcurso del ejercicio varios ministros sugirieron en la Vicepresidencia de Economía seguir cancelando con títulos, pero la propuesta no terminaba de tener aceptación hasta que hace algunas semanas los funcionarios acordaron realizar la colocación.

De acuerdo con la información de los gremios, la deuda con las industrias por el retraso en las liquidaciones de divisas supera los 10 millardos de dólares y, por ello, las empresas no han podido importar los insumos que requieren para producir.

Fuentes oficiales consultadas apuntaron que la institución se encargará de definir el proceso para saldar las obligaciones, sin embargo, todavía no está listo el número de empresas a las cuales se les atenderán las deudas.

Al cierre de septiembre, la deuda externa estaba en 41,9 millardos de dólares, y con esta operación dicho saldo aumentará e impactará en las cuentas fiscales a futuro.

Lee también
Gobierno vuelve con un sistema cambiario de tres tasas y profundiza las distorsiones

Los papeles, una vez que estén en el mercado internacional, se venderán muy por debajo de su valor por el riesgo país.

Esta operación se basa en la Ley de Endeudamiento de 2016, cuyos términos ya fueron aprobados por la Asamblea Nacional en diciembre de 2015. Pero las operaciones que se ejecuten este año pueden ser consideradas ilegales, debido a que el Gobierno se saltó la opinión de los diputados para autorizar la Ley de Endeudamiento de 2017.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación