Marisel Villamizar, señaló que los empleados de Central Madeirense trabajan jornadas laborales completas sin beneficios de seguro HCM o transporte.

Caracas. “Todos los trabajadores Central Madeirense estamos inconformes con el salario”, señaló Marísel Villamizar, quien protestaba con sus compañeros de trabajo para exigir que la cadena de supermercados Central Madeirense acceda a mejoras salariales y laborales para sus empleados. La empresa se apega al salario mínimo integral de Bs. 19.800 o seis dólares al mes.

Villamizar, señaló que los empleados de Central Madeirense son personas de pocos recursos y que trabajan jornadas laborales completas sin beneficios de seguro HCM o transporte. Aseguró que los bonos de transporte oscilan en Bs. 400 semanales, advirtiendo que  gastan “entre 800 y 1000 bolívares diarios” para trasladarse desde su casa hasta sus puestos de trabajo. “Esto es una burla”. En caracas se registraron protestas en Chacao, El Cafetal y La Urbina este jueves, pero las manifestaciones se extienden por varias sucursales del país.

Los trabajadores denunciaron que la empresa Central Madeirense creó la figura de “Operadores Integrales”-empleados se desempeñen varias tareas dentro de las tiendas- para dejar en rezago el salario de quienes solamente se desempeñan como cajeros, sin considerar la antigüedad dentro de la empresa.  

Aviso en LinkedIn, una red social para ofertas de empleo.

Las manifestantes señalan que la crisis económica que afecta al país los impacta directamente.  Según el Banco Mundial, una persona es pobre cuando sus ingresos se encuentren por debajo de los $1,90 diarios. De acuerdo con la Encovi 2018, 48 % de la población venezolana vive en pobreza multidimensional.

La cadena de supermercados Central Madeirense, una de las más grandes e importantes de Venezuela, también se ha visto afectada por el desabastecimiento, regulaciones de precios y controles que ejerce el Estado Venezolano. La economía venezolana ya recorre su seto año en depresión. 

Lee también
Precio promedio del pescado aumentó más de 220.000% respecto a la Semana Santa pasada

Participa en la conversación