En los mercados municipales el costo del queso blanco en una semana pasó de 540.000 a un millón de bolívares.

Puerto La Cruz. “Vivir en Anzoátegui es imposible con estos precios”, comentó Betina Mejías mientras recorría el mercado municipal de Puerto La Cruz en su intento de comprar proteínas.

En recorrido realizado por el equipo de Crónica.Uno, se constató que varios rubros de la canasta alimentaria superan el millón de bolívares. En los comercios, el precio del kilo de pollo rebasa los 1,2 millones de bolívares y el de la carne va por los 2 millones de bolívares.

Mauro Pérez, encargado de la carnicería El Punto, afirma que de los precios que exhibe solo le queda el cansancio. 

Los productores nos vendieron el kilo de ganso en 618.000 bolívares y ya viene para 750.000 bolívares. Nosotros al público lo ofrecemos en 1,3 millones de bolívares y con intenciones de llegar a 1,5 millones de bolívares en los próximos días. El pollo igual, un kilo para venderlo al público se sitúa en 1,2 millones de bolívares. Este negocio solo lo tenemos por algo, porque aquí de ganancia solo nos queda el cansancio, comentó.

En el recorrido se vio también que el costo de las patas de pollo se ha disparado y está en 700.000 bolívares el kilo. La pechuga se fue a la estratosfera: el kilo se encuentra en 1,4 millones de bolívares.

Como dirían por ahí, el sueldo se convirtió en polvo cósmico, absolutamente nada se puede comprar ya con un salario mínimo, un pollo, fácil, vale tres millones de bolívares, quién come así, dijo Rafael Párica.

Lee también
Altos costos de colegios privados presionan la matrícula en escuelas de Anzoátegui

Aumento desmesurado

El valor del queso duro ha experimentado un alza del 103 % de su valor en apenas una semana.

La semana pasada el kilogramo de queso duro se ubicaba en 540.000 bolívares, hoy el precio es 1,1 millones de bolívares.

Tras decirle adiós a los huevos y el queso pasteurizado, la pensionada Ismenia Castillo indicó que con los nuevos precios, ahora lo pensará dos veces para consumirlo.

Ahora ya es definitivo que no sé qué comer, opciones hay pero yo soy pensionada y con eso jamás podría comprar algo aquí. Esto es invivible, indicó. La pensión es 549.705 bolívares.

Foto: José Camacho


Participa en la conversación