Los ocho pisos del centro asistencial están cerrados por infecciones intrahospitalarias. Solo funciona la Emergencia para casos estrictos.

Maracaibo. El cierre técnico del Hospital Chiquinquirá fue inminente. La soledad se siente por cada uno de los pasillos de los ocho pisos que componen la torre azul ubicada en pleno casco central de la ciudad de Maracaibo. La falta de iluminación y el mal olor van de la mano, nadie quiere hablar “por miedo”. No hay asesores, ni pabellón, tampoco consultas externas ni especialidades, todo colapsó.

Con candados y cadenas la Administración del hospital cerró las rejas que dividen cada piso. Mientras tanto, el personal que queda “cumpliendo horas” pasa el rato conversando con sus compañeros y decidiendo qué hacer frente a la posibilidad de contraer alguna enfermedad. Una doctora —que prefirió no identificarse— contó:

Esto se veía venir. Aquí primero fueron los insumos, hasta que llegamos al punto de usar bolsas plásticas como guantes para atender a los pacientes, y así medio cuidarnos nosotros, reusar las jeringas y recetar frescolita para las bajas de tención, ahí llegó este caos. Aquí no funcionan los aires acondicionados en ningún área, por eso comenzaron a pasar los pacientes de un lado a otro, hasta que finalmente hace dos semanas ya no pudieron ocultar más la insalubridad que hay. Las bacterias contaminaron todo y antes de que se pusiera la cosa peor desalojaron a los pacientes para otros hospitales, muchos para la casa porque los demás centros de salud están igual, nosotros venimos a trabajar con el favor de Dios porque aquí no hay ninguna seguridad sanitaria.

En la única parte donde se concentra el personal es en la Emergencia, que funciona como un anexo de la torre. Ahí solo tres enfermeras y un médico de guardia están atentos ante cualquier caso, pero aclaran:

Tendría que ser algo muy grave, esto es más bien una fachada, porque no tenemos ni para el dolor. Aquí son solo estrictísimas emergencias, o sea, de vida o muerte, pero igual los remitimos, aquí solo hacen la primera parada.

Según el personal de Enfermería, 92 % de sus colegas se han ido del hospital por diversas razones, pero las que más predominan son: irse del país, falta de efectivo y transporte y falta de alimentación. Omaira González, enfermera, dijo:

Yo me desmayé varias veces aquí porque no traía comida, vengo porque tengo una guardia por semana y muchas veces me cuesta. Mis compañeras se fueron del país, otras están cortando pelo o haciendo pequeñas atenciones médicas en su casa, para sobrevivir, pero aquí da hasta asco estar.

Lee también
Pacientes renales en el limbo: no hay medicinas, unidades de diálisis colapsadas y sin trasplantes

De vieja data

La paralización de actividades médicas en el hospitalito data del 2016. El martes 2 de agosto, la Oficina de Información del Poder Ejecutivo del Estado Zulia (Oipeez) publicó una nota de prensa donde Jhonny Soto, exdirector del hospital, anunció que a partir del jueves 4 de agosto de 2016 reactivarían los servicios de las áreas de pabellón, UCI y sala de parto, las cuales estaban restringidas parcialmente por labores de mantenimiento al sistema de enfriamiento. Posteriormente, el 4 de agosto los aires fueron encendidos, trabajaron a media capacidad y pudieron realizarse tareas en el área a una temperatura aceptable. Sin embargo, la operatividad del recinto fue mermando hasta cerrar sus puertas.

Las primeras en colapsar fueron las áreas de Pabellón, Unidad de Cuidados Intensivos y Parto, que por fallas en el servicio de aires acondicionados se contaminaron y fueron cerradas en agosto de 2016. El resto de los pisos fueron cerrando poco a poco, incluso la morgue.

Este es el peor punto del hospital, hay muchos cuerpos que se han podrido aquí, sobre todo niños que mueren durante el parto o después por falta de medicinas y que los padres no tienen cómo enterrarlos, aquí se quedan y uno solo puede apilarlos, aquí se dañó todo y nadie hace nada, dijo a Cronica.Uno uno de los morgueros, que se identificó como Alfonso.

Atenciones descuidadas

Los ocho pisos del hospital Chiquinquirá están distribuidos para atender de manera integral al paciente. Primer piso Historias Médicas y Consultas, en el segundo la Sala de Parto y Laboratorio, en el tercer piso Pabellón y Unidad de Cuidados Intensivos, en el cuarto Ginecología y Obstetricia, el quinto está en remodelación desde hace más de siete años. Allí se pretendía inaugurar el Servicio de Neonatología. El sexto piso es para Cirugía, el séptimo, Pediatría, y el octavo, Medicina Interna. Todos están cerrados.

El Hospital Chiquinquirá fue fundado hace 153 años por el doctor Manuel Dagnino, quien junto con un grupo de personas compró una casa y, posteriormente, reunió a unas 300 familias para hacer una rifa. Con el dinero colectado compró el terreno donde hoy funciona el hospital. Fue allí donde se generó el primer indicio para la creación de una Escuela de Medicina y fue el lugar donde se impartió por primera vez la cátedra de Toxicología en el Zulia.

Foto: Archivo



Participa en la conversación