En medio de una crisis de efectivo y con hiperinflación, el instituto emisor ha colocado 1,2 millardos de piezas nuevas.

Caracas. Con una crisis de efectivo, la colocación de los billetes del cono monetario de 2016 es parcial, de acuerdo con la información del Banco Central de Venezuela (BCV).

En el primer cuatrimestre se colocaron 1,2 millardos de piezas nuevas de la estructura que se actualizó hace año y medio. De ese monto, 67 % corresponde a billetes de 500 y 1000 bolívares. El resto son las denominaciones más altas.

Pero la data muestra que el BCV, además, lleva cuatro meses sin colocar billetes de 10.000 bolívares.

Del cono monetario que entró en vigencia en diciembre de 2016, la Casa de la Moneda fabrica los billetes de 2000 y 100.000 bolívares, las demás denominaciones son importadas.

A mediados del pasado año hubo retardos con las adquisiciones de los billetes, las cuales se aceleraron en los últimos meses del 2017, pero igual las denominaciones no son suficientes. Como a todos los sectores de la economía, al instituto emisor también le ha afectado la menor disponibilidad de dólares.

Lee también
El Banco Central está a contrarreloj con la reconversión monetaria

No obstante, parte de las piezas de la estructura que arrancará con la reconversión monetaria, ya se han cancelado. El nuevo cono abarca monedas de  0,5 y 1 bolívar y billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500.

Los billetes se están fabricando en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Brasil, pero no han llegado y falta semana y media para el inicio del proceso de reconversión. Las autoridades le han notificado a los instituciones que podrían estar listos el 28 de mayo, y serían entregados a la banca pública. Pero hay dudas debido a que la distribución requiere de logística y hay problemas con el transporte de valores.

El instituto emisor está contra las cuerdas, porque, si bien la banca está acelerando los ajustes de los sistemas, el tiempo para las pruebas entre las entidades y los medios de pago es corto.

Foto: Archivo



Participa en la conversación