Al año en este centro se hacían 450 operaciones de corazón abierto y para este 2016, los especialistas calculan que llegaran a 50. En estos momentos no funcionan los aparatos de Rayos X, el resonador ni el mamógrafo.

Caracas. El Clínico Universitario de Caracas (HUC), el hospital más grande del Distrito Capital, que tiene capacidad para 1.200 camas y que además constituye un centro nacional de referencia para la realización de operaciones delicadas y de gran complejidad, hoy en día es puro nombre, pues hasta el alcohol y los tapabocas son ahora insumos de lujo.

Este martes, la ministra para la Salud, Luisana Melo, durante la presentación del informe de Derechos Humanos (DD HH) de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) —acto que se celebra en Ginebra, Suiza— dijo que durante el primer semestre de 2016 se distribuyeron para la red pública asistencial 255,3 millones de unidades de medicamentos, 32,09 millones de unidades de material médico quirúrgico y 68.644 equipos de diferentes tecnología.

Y hay más. Destacó que 289 millones de medicamentos —a razón de 1,14 millones en promedio por día— se entregaron a través del Sistema Nacional de Distribución, Seguimiento y Monitoreo de Medicamentos (SNDM), creado el pasado 22 de febrero.

Esos datos los completó argumentando que la política del Gobierno en materia de salud se rige por los principios de “universalidad, integralidad, equidad, gratuidad, calidad y calidez de la atención”.

Lee también
En el Clínico si no llevan el muchacho afuera no ingresan a sala de partos

Declaración que para los médicos del Clínico —algunos jefes de servicios y residentes— son una especie de bofetada, dada la crisis que durante todo el año ellos han denunciado con protestas, cartas, informes y comunicados.

De hecho, este miércoles en horas de la mañana de nuevo salieron con sus batas blancas y estetoscopios a seguir denunciando “una muerte anunciada”.

El doctor Iván Machado, cardiólogo y jefe del departamento de Medicina Interna, manifestó que ese centro opera al 20 % de su capacidad y con alarma informó que el pasado lunes 31 se suspendieron las cirugías electivas porque no había tapabocas. Y en ocasiones, tampoco hay alcohol. Algo insólito que suceda en un hospital que fue el primero de Caracas y el segundo de Venezuela.

Lo cierto es que la lista de la escasez impacta severamente en los pacientes que, según expresó el especialista, se están muriendo.

Ejemplo de ello fue el pasado lunes, cuando una joven de 25 años de edad portadora del VIH falleció, “porque no teníamos todo para atenderla. En los ocho días que estuvo hospitalizada ni siquiera le pudimos hacer una placa de tórax ni exámenes completos de hematología”, denunció el doctor Martín Carballo, jefe del servicio de Infectología.

Lee también
Médicos del Hospital de Guaiparo afrontan la difteria con las uñas

La razón por la que no le pudieron hacer el estudio radiológico es porque la máquina de Rayos X está dañada desde hace seis meses; al igual que el tomógrafo (un año malo), el mamógrafo y el resonador (casi dos años parado), según indicó el doctor Gherzon Casanova, vocero de la Sociedad de Médicos Residentes.

Por eso se preguntan ¿dónde están las 255,3 millones de unidades de medicamentos, las 32,09 millones de unidades de material médico quirúrgico y los 68.644 equipos de diferentes tecnologías que presuntamente se distribuyeron a la red pública?

“Aquí falta de todo, hasta material de limpieza. Ya llegaron los tapabocas, pero esas son dotaciones intermitentes. Por ejemplo, ahora contamos con solo tres antibióticos [fuconazol, aztreonam y amikacina], cuando un centro como este funciona con cinco familias de antibióticos”, destacó Casanova, quien mostró una carta donde exponen de nuevo la crisis respaldada por la firma de 140 médicos.

clinico-2
140 médicos respaldaron con sus firmas las denuncias.

Hospital en coma

El Clínico Universitario fue el primero en realizar un trasplante de órgano, en este caso de riñón, desde un donante vivo en septiembre de 1968.

Pero ahora, de acuerdo con las estimaciones del doctor Iván Machado, las intervenciones se redujeron cuatro veces menos. Y fue más claro al acotar que de las cirugías de corazón abierto han podido hacer en lo que va de año de 32 a 35 y quizá podrían llegar a cerrar el 2016 con 50, cuando ellos tenían un rendimiento que podía alcanzar 450 al año, el doble de lo que se hacía en el Cardiológico Infantil,  hospital inaugurado en revolución.

En cuanto a los estudios de cateterismos, estaban haciendo entre 30 y 40 mensualmente y estos días apenas cubren dos o tres casos; eso sin contar la lista de espera —en todos los servicios— que en adultos puede llegar a 7.000 pacientes y en infantes a 4.000.

Lee también
Médico del Universitario fue golpeada por los padres de joven que falleció porque no pudo ser operada

Pero no solo Cardiología se está muriendo de menguas, parafraseando al especialista. Infectología también atraviesa una severa crisis. La doctora María Eugenia Landaeta comentó que por ese servicio se ven 5.175 pacientes que reciben el protocolo de medicinas. Sucede que ahora no están llegando y se ven en la obligación de cambiar los fármacos: “Tenemos 260 pacientes a los que les indicamos nevirapina y cuando no hay, los cambiamos a retrovir y así vamos, pero eso no debería ocurrir”.

Actualmente, por ese departamento pasan al día 1,4 pacientes con VIH, de acuerdo con los datos suministrados por el galeno Martín Carballo. Lo que suman entre 10 y 14 por semana, entre 45 y 52 al mes y cerca de 500 cada año. “Entonces está pasando igual que con los medicamentos oncológicos que no están llegando o su envío es intermitente”.

Los especialistas sostuvieron que sus quejas no son parte de una componenda política. “Tiene que ver con la salud y con la gente que está muriendo, mientras la ministra Melo da esas declaraciones que no se corresponden con la realidad. Seguiremos insistiendo con estas denuncias, lo haremos las veces que haga falta hasta que nos escuchen”, acotó Casanova, quien al final comentó que pasados 12 días de la agresión de una doctora por parte de los familiares de una paciente fallecida, fue que la directora del Clínico, Antonieta Caporale, se reunió con ellos.

Foto: Mabel Sarmiento Garmendia


Participa en la conversación