El doctor Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, informó que han recibido denuncias de que a las parturientas para registrarles el bebé les piden el carnet de la Patria.

Las vacunas que están llegando al país provienen de la India y según el especialista no están precalificadas por la OMS ni pasan por la verificación del Instituto Nacional de Higiene.

Caracas. Médicos de la Alianza Venezolana por Salud denunciaron que desde hace dos años no llegan al país las vacunas contra el neumococo y para prevenir el rotavirus, y exigieron al Estado que el Programa Ampliado de Inmunizaciones se aplique no solo durante la Semana de Vacunación en Las Américas, sino todo el año, como una forma única de prevenir el brote de epidemias.

El doctor Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, desde el Distrito Sanitario III, ubicado en San Martín, alertó que hay brotes de enfermedades como diarreas, otitis, neumonía, hepatitis, difteria, sarampión y papera, precisamente por la falta de vacunación en la población, tanto infantil como adultos.

El doctor alertó que las vacunas no están precalificadas por la OMS.

Hacemos un llamado de atención para que el Ejecutivo se aboque a mantener el programa de inmunizaciones y garantizar biológicos (vacunas) de calidad y en cantidad. Además, pedimos que no se aplique la normativa planteada por el vicepresidente Tarek El Aissami de pedir el carnet de la Patria en las jornadas de vacunación. Eso atenta contra la Ley de Inmunizaciones, contra la Lopna y la misma Carta Magna. Todas las personas deben recibir sus dosis sin ningún tipo de restricción e imposición. Tampoco debe pedirse para hacer los registros de los bebés al nacer, denuncia que también nos ha llegado.

En lo que va de año los gremios, federaciones y sociedades científicas han enviado seis comunicados al Ministerio de Salud, sin respuesta alguna. La semana pasada, el personal de salud estuvo haciendo el lobby en las oficinas de la Organización Panamericana de la Salud y al secretario de la OEA, Luis Almagro, también le enviaron una misiva. Para Urbina, más allá de agotar estos trámites, lo que se debe hacer en estos momentos es que el Gobierno reconozca que hay una crisis interna y abrir el canal humanitario. “Eso no es suficiente pero llegaría la ayuda, mientras se reactiva la producción de medicinas y de insumos”.

También alertó a la comunidad en general que evite vacunarse en lugares no autorizados por el Ministerio. “Si lo hacen en esos espacios, no podemos dar fe de que la dosis sea de buena calidad, en primer lugar y, en segundo, de que se haya mantenido la cadena de frío”.

Urbina dijo que no tienen cifras oficiales de cuántas personas están fuera de la cobertura de vacunación. Pero destacó que anualmente nacen entre 500.000 y 600.000 niños. Y de acuerdo con las cifras que suministró el año pasado la exministra de Salud, Antonieta Caporale, estaban abarcando 80 % de la población. Lo que quiere decir que no se alcanza la proyección de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que habla de una inmunización óptima cuando supera 95 %.

En el caso del Distrito Sanitario III dijo que no hay neumococo ni rotavirus; en el J. M. de Los Ríos tampoco están esas medicinas preventivas, ni la pentavalente.

En privado, donde podíamos beneficiar a 30 % de la población tampoco las estamos colocando. Desde hace dos años que no llegan, porque las empresas que las fabrican se fueron del país.

Las vacunas que están llegando al país provienen de la India y según el especialista no están precalificadas por la OMS ni pasan por la verificación del Instituto Nacional de Higiene.

Este viernes en las afueras del Distrito Sanitario se realizó una jornada de información con las comunidades y con organizaciones integrantes de la Alianza Venezolana por la Salud.

Lee también
Difteria suma 22 víctimas en Bolívar y no hay garantía de vacunas

Fotos: Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación