El ex fiscal de Delta Amacuro, Jose Isaías Roa, es sometido a maltratos en el Sebin solo porque familiares exigieron su libertad a los medios

Hernán Lugo Galicia/@HLGNapita

Caracas. Solo porque sus familiares exigieron su libertad en medios de comunicación nacionales e internacionales, el ex fiscal de Delta Amacuro, José Isaías Roa, está castigado en el Sebin. En El Helicoide le prohíben salir a áreas libres, lo que le impide tomar el sol. “Lleva un mes castigado; se han ensañado contra él”, reveló un familiar de Roa.

El ex funcionario del Ministerio Público entró en la “lista negra” luego que lo acusaran de no procesar una averiguación, aunque luego se demostró que sí solicitó al superior la apertura del expediente.

Concretamente: Roa fue detenido el 13 de agosto de 2014 por prevaricación (es decir, por no haber agilizado un expediente); sin embargo, en las investigaciones se comprobó que sí efectuó las diligencias y solicitó el 2 de octubre de 2013 al entonces director de Actuación Procesal de la Fiscalía General, Yoel Espinoza (hoy vicefiscal del Ministerio Público) que se investigara una irregularidad en Tucupita, capital deltana. Por esta razón, un tribunal ordenó la libertad inmediata, pero el Sebin y el Ministerio Público se niegan a acatar el fallo.

A Roa le suspendieron la pensión como oficial de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a pesar de ser un derecho laboral irrenunciable. El pasado viernes, su hermana, Libia Roa, también fiscal de Miranda, fue despedida porque su cuñada, Carolina de Roa, anunció una serie de protestas ante los tribunales y el TSJ.

“Ese día estaba en su casa porque a todas las fiscales les dieron el día libre como antesala al día de las Madres. Al mediodía, se apareció en su casa, la fiscal superior y le anunció, entre llantos, que le traía una mala noticia: ‘¡Estás botada!’”, relató Lesbia Roa, ex jefa de Recursos Humanos de la Fiscalía General, durante la gestión de Isaías Rodríguez.

La familia Roa protestará en el TSJ el jueves 14 ante la impunidad sobre el caso y la negativa de la Fiscalía General a acatar el fallo de un tribunal que ordenó la libertad del ex fiscal deltano. “¡Fue una decisión cobarde, pero no lograrán callarnos! No nos intimidarán”, afirmó.



Participa en la conversación