El parque trabaja en la reestructuración de su colección de fauna, solo mantendrán animales autóctonos. Actualmente cuenta con 178 individuos de 55 especies, entre aves, reptiles, primates, bovinos y caprinos. Aunque en 2013 la directiva dijo que eran 778 animales los que habitaban en las instalaciones del zoológico.

Caracas. El silencio es tan extenso como sus caminerías: en el Parque Recreacional Zoológico El Pinar no faltan visitantes, sino animales para ver. Después de recorrer algunos kilómetros, muchos esperan llegar hasta el final para escuchar rugir a los leones y los tigres. Pero ya no están. Las personas se asoman, se inclinan y se colocan de puntillas para tener mayor visibilidad del fondo de la jaula. No encuentran nada, solo tierra y algunos troncos. Preguntan: “¿Dónde está el león?”. Alguien responde: “Murió de longevidad”.

Hace cuatro años fallecieron los dos leones (hembra y macho) y a inicios de 2017 los dos tigres, también hembra y macho. Estos últimos tenían, en promedio, entre 18 y 20 años de edad. Estaban bastante pasados, porque en cautiverio viven menos, dice Jhoneisy Mejías, coordinadora de salud. La muerte más reciente sucedió hace un mes, fue la de un zorro. Mejías no recuerda la edad, pero afirma que también fue de vejez.

El sonido de las aves, que resonaba entre las jaulas y caminerías mientras se avanza en el recorrido, está atrapado en un largo compás de silencio. Apenas quedan algunas melodías que se esfuerzan por resaltar entre el ruido de los carros que circulan por la Cota 905.

De las primeras ocho jaulas, cinco están vacías. En ese pasillo hay dos pericos, dos loros, una lechuza, tres jaguares, un puma y un cunaguaro.

Es el primer zoológico de la ciudad. Cumplirá en agosto 73 años desde su fundación y está ubicado en la parroquia El Paraíso. Desde noviembre del año pasado su directiva trabaja en un plan de rehabilitación, acondicionamiento y renovación de la colección de fauna.

Estamos cambiando de fauna exótica a fauna autóctona. Y el plan de colección que ahorita se está montando en el zoológico es para ir hacia la conservación de los animales nuestros —jaguares, pumas, cunaguaros— en vez de la conservación de especies que no son nuestras como leones y tigres, explica Mejías. Es por esta razón que esas especies ya no formarán parte de la exhibición del zoológico.

Pese a que reconoce que se trata de un plan nuevo, en enero de 2015 el entonces jefe del Gobierno de Distrito Capital, Ernesto Villegas, tras una visita a El Pinar, dijo: Que este parque sea para la exhibición de especies nacionales, de modo que vamos a hacer las diligencias necesarias para que algunas especies que no son de este país puedan ser ubicadas en otros parques con mejores condiciones y mejorar así el espacio destinado a las que aquí son exhibidas.

Parte de los carteles que cuentan las características de los animales están deteriorados.

Mejías dice que, en el caso de las aves —algunas jaulas se encuentran vacías desde hace un año— se decidió su traslado, por comodidad, al aviario, donde tienen mejor entrada de sol, como parte del plan de rehabilitación. Los espacios que están vacíos es porque no tenemos ejemplares para llenarlos.

Tras la visita de Villegas a El Pinar hace tres años, aseguraron la existencia de 90 especies. Hoy, el parque cuenta con 178 individuos de 55 especies, entre aves, reptiles, primates, bovinos, caprinos, enumeró Rafael Hernández, zoólogo del parque. Pero, en 2013, la Agencia Venezolana de Noticias reseñó que 778 animales conformaban la colección de fauna del zoológico, según declaraciones que dio la entonces directora de El Pinar, Nataly Trujillo, a la emisora Alba Ciudad 96.3 FM en el programa de Jacqueline Faría.

Lee también
Parques de recreación no tienen mucho que ofrecer a sus visitantes

Reposición de ejemplares

La reposición de ejemplares se puede dar de tres maneras: animales enviados por el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas, por entrega voluntaria o los decomisos que realiza la Guardia Nacional Bolivariana, señala Hernández.

Al ser consultado sobre la reposición de las aves en un corto plazo dijo: Tenemos un manejo de un plan de colección y como tal nos manejamos con un inventario. Si hay zoológicos que tengan un excedente de animales que ellos no puedan mantener y si nosotros los necesitamos, se lleva a reunión en mesa, donde el ministerio participa y se hace un convenio entre los tres. Así es que se llenan esos espacios.

El zoológico posee el único insectario de mariposas del país. Dependiendo la especie, pueden liberar hasta 200 mariposas.

También dependerá de la capacidad que tenga el parque: Porque de nada sirve traer un animal si no se le va a garantizar un buen espacio, la alimentación. Entonces para qué se va a traer, sostiene Mejías. Ese proceso de reposición, añade, implica una reestructuración en cuanto a alimentos e insumos disponibles.

Las jaulas vacías de los felinos tienen dos años aproximadamente así. Nos ha costado un poco más por el plan de colección. Se está llevando una planificación para ver cómo logramos recuperar esas exhibiciones para darle mejores condiciones a ellos, enfatiza Mejías. Para Hernández, se requiere pensar un poco y planificar más para traer un animal grande al zoológico.

Las aves fueron trasladadas como parte del plan de rehabilitación de los espacios, desde hace un año las jaulas están vacías.

Lo más fácil que podemos recibir son aves, reptiles y mamíferos pequeños. Solamente eso por los momentos. Traer un animal grande, una danta, un oso frontino, una especie de gran magnitud, lleva su tiempo; hay que hacer la gestión e incrementar el volumen de alimento que requieren esas especies, asegura Hernández.

Alimentación garantizada

En el zoológico El Pinar los alimentos y medicamentos no han faltado, enfatizan sus trabajadores. A través de la Corporación de Servicio del Gobierno de Distrito Capital reciben, cada lunes, 1200 kilos de comida entre frutas y vegetales. Esa cantidad corresponde a 90 % de la dieta, el 10 % restante lo resuelven con alimento concentrado (cerdarina, perrarina, conejarina, ratarina).

El zoológico cuenta con alimentos suficientes, según dicen los trabajadores, para atender la dieta de los animales.

Por su parte, el Hipódromo los dota de entre 100 y 200 kilos de carne de caballo semanalmente para los felinos y pequeños carnívoros. En el caso de los jaguares, cunaguaros y pumas, pueden consumir cuatro kilos y medio de carne diariamente.

Nunca hemos tenido problemas con la alimentación. Siempre hacemos lo posible para darle todo a los animales. Los retrasos no son frecuentes. Cuando sucede algo extraordinario los trabajadores se organizan para resolver, sostiene Hernández.

En el almacén de alimentos tienen frutas (naranjas, guayabas, piñas, patillas, lechosas) y vegetales donde los mantienen congelados.

En el pedido de alimentos que solicitan, Mejías expone que siempre les queda un pequeño excedente para atender cualquier situación en caso de que falte comida o para atender la dieta de una entrega voluntaria de algún animal. El año pasado, según Hernández, recibieron monos capuchinos, conejos, loros. No precisa la cifra. Eran de personas que los dejaban en el parque en malas condiciones, con gastroenteritis, miasis o mala alimentación. Fueron muchas entregas.

También tiene un salón con medicamentos y donde prestan atención médica a los animales.

Rufo y Relámpago tienen cuatro meses de nacidos. Estos zorros son los últimos animales que llegaron al zoológico. Los entregó el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas en días recientes. Crónica.Uno fue invitada a celebrar el cumpleaños número 30 de la osa Rita el próximo jueves. Le picarán una torta y recibirá una cesta de frutas como regalo.

Fotos: Luis Murillo


Participa en la conversación