La Cajigal, una calle de más de cuatro cuadras que conecta El Valle con Los Rosales, pasó a la palestra pública luego de ser protagonista de una ola de saqueos que enlutó a 11 familias y dejó sin empleo a varias docenas de trabajadores.

Caracas. Tras los disturbios ocurridos el pasado 20 de abril en la calle Cajigal, las autoridades capitalinas se lanzaron en bandada a esta zona de la populosa parroquia El Valle: les prometieron asfaltar la calle y resolver el problema de los desechos sólidos.

La Cajigal, una calle de más de cuatro cuadras que conecta El Valle con Los Rosales, pasó a la palestra pública luego de ser protagonista de una ola de saqueos que enlutó a 11 familias y dejó sin empleo a varias docenas de trabajadores.

Antes del negro episodio del 20A, en esa zona los buhoneros, la basura, las aguas servidas y la delincuencia estaban apoderadas de los espacios.

No es que con los saqueos la situación cambiara, según los vecinos, pero los disturbios por fin consiguieron mover de sus oficinas a las autoridades gubernamentales.

Lee también
“El Gobierno abandonó a la gente de El Valle”

Llegaron por grupos ese fin de semana, e hicieron reuniones nocturnas con los habitantes para resolver problemas como el asfaltado de la calle y la recolección de los desechos sólidos.

Esta zona siempre ha sido un vertedero de basura. En la entrada se acumulan montañas de desperdicio y cerca del antiguo Mercal hay otro basurero ambulante. Las moscas nos tienen invadidos. No podemos abrir las ventanas de las casas por los malos olores. Esa ha sido una queja frecuente, hemos hecho protestas, llevado cartas a todos lados y nunca nos resolvieron. Ahora nos piden la colaboración de los vecinos, contó Blanca Castañeda, quien tiene 11 años viviendo en el sector.

La basura ya no se aprecia en la vía.

El martes 25 la cuadra amaneció sin basura. Durante todo el fin de semana, las cuadrillas de Supra estuvieron con maquinarias removiendo los desechos y escombros de los locales saqueados. La imagen de destrucción observada el viernes 21 desapareció de la vista de los transeúntes.

“Pero esto es como  un pañito de agua tibia. Ojalá realmente cumplan”, destacó Castañeda.

También llegaron las cuadrillas de la Electricidad de Caracas y estaban arreglando postes y conexiones eléctricas. Mientras que en las laterales, como en la calle El Loro, estaban los camiones de bacheo removiendo la capa asfáltica.

En la zona comenzó a reorganizarse el tema de los consejos comunales y de vez en cuando pasan las patrullas de la Policía Nacional Bolivariana, pero sin bajarse de los carros.

Presupuesto para rehabilitación de locales

El presidente de la República, Nicolás Maduro, dijo en una alocución que fueron otorgados 7,1 millones de bolívares para la rehabilitación de los locales saqueados.

De hecho, en la Cajigal los comerciantes estaban sacando el papeleo que les pedía la Alcaldía de Caracas para acelerar la entrega de la ayuda.

“Hay que esperar a ver si eso se da. Somos muchas familias dependiendo de eso, yo tengo fe que sí, luego de lo que me pasó no puedo ser negativa”, dijo Liliana Altuma, vendedora saqueada.

Las cuadrillas de recuperación del Gobierno también están desplegadas por Los Jardines de El Valle pintado muros, aceras y brocales. Reacomodan jardinerías y barren las calles con la celeridad propia de los momentos en que se anticipa una visita presidencial.

Ciertamente, los vecinos están a la expectativa de los proyectos ofrecidos. Los de a pie hablan muy poco y prefieren no dar sus nombres, pero comentan que por los grupos de WhatsApp les envían información sobre la conformación de las brigadas para el barrido y despliegue de pintura de brocales y recolección de desechos y escombros.

Pero esto no es siempre, El Valle es una parroquia que está muy abandonada. Es lamentable que solo porque ocurrieron esas protestas ahora le echen una mano, que venga el alcalde Jorge Rodríguez, los ministros y toda su comitiva. Vamos a ver cuánto va a durar esto, dijo Rafael Andrade.

Fotos: Mabel Sarmiento/Francisco Bruzco



Participa en la conversación