672 trabajadores de la fábrica Ovejita, ubicada en Catia, parroquia Sucre, piden a la empresa aumentos salariales acordes con la hiperinflación que aqueja al país. El salario semanal es de 60.000 bolívares, dinero que no alcanza para comprar comida, por ello, reclaman un aumento del salario semanal de 190.000 bolívares, que es el costo de una armilla o franelilla de bebé que producen en dicha empresa.

Caracas. El pasado 2 de febrero, se venció el contrato colectivo en la fábrica de ropa Ovejita, ubicada en Altavista, Catia, del municipio Libertador. Sus 672 trabajadores esperan lograr mejoras salariales, ya que el sueldo apenas alcanza para pagar pasaje, pero no para comprar los alimentos de la dieta básica.

La denuncia de los bajos salarios y la negativa de la empresa en atender los reclamos fue formulada en la radio comunitaria Un Nuevo Día por la representante de los trabajadores, Rosa Zambrano, quien indicó que el pasado 2 de marzo protestaron en exigencia de un aumento diario de 190.000 bolívares que es el costo de una franelilla que confecciona Ovejita para bebés.

Salieron a la calle el viernes a reclamar sus derechos laborales.

Los trabajadores denunciaron que en la empresa que confecciona franelas, ropa para bebés, ropa íntima, entre otros, hay un sindicato que actúa en complicidad con los patronos, es decir, que no defiende los intereses de la masa laboral.

Aunque el día de la protesta estaban de brazos caídos, los trabajadores señalaron que producen todos los días y pese a que hay ventas en las tiendas Ovejita, la empresa argumenta que no puede aumentar salarios porque podría ir a la quiebra.

Lee también
Gloria Perdomo: Situación en el país puede empeorar si no se activan las respuestas que corresponden

Los trabajadores no se quejan de la condiciones laborales, pero sí del salario porque se desaparece con la inflación. Afirmaron que reciben un bono de asistencia perfecto de 8000 bolívares, sin embargo, si llegan un minuto tarde no reciben ese pago.

Nuestro requerimiento es de una armilla, que está al costo de 190.000 bolívares, para poder vivir, para llevar un plato de comida a la mesa. Ellos aumentan su mercancía todas las semanas, nos alegan que si nos aumentan se pueden ir a la quiebra, ellos dicen que no hay ventas, si vas a las tiendas ves que no hay mercancía… Ellos utilizan la relación ganar ganar para ellos, para nosotros nada«.

Los trabajadores dijeron que requieren el aumento de salario, deben apartar parte del ingreso para el pago de pasajes. En torno a esta situación, en el diario El Nacional, Maryolga Girán, presidente de la Comisión de Asuntos Laborales de Conindustria afirmó que “el ausentismo laboral se disparó este año por la escasez de efectivo y los aumentos de los pasajes”. Estimó que la ausencia de trabajadores subió a 7 % en las áreas de producción y manufactura y en el sector comercio.

Fotos: Cortesía Radio comunitaria Un Nuevo Día


Participa en la conversación