Pese a la debilidad física, varios de los enfermos renales que son atendidos en el Centro de Diálisis Maracay, dependiente del IVSS, cerraron la avenida Bolívar para exigir personal médico y de enfermería y el urgente suministro de agua, vital para dializarse.

Maracay. Bajo un sol inclemente y con muy pocas fuerzas físicas, un grupo de pacientes renales decidió cerrar la avenida Bolívar de Maracay, como protesta porque desde hace tres días no hay agua en el Centro de Diálisis Aragua, por lo que no se pueden realizar las diálisis que requieren.

Los pacientes reclaman que, además del problema del agua, no hay insumos ni personal médico

Estoy protestando porque no tengo medicamentos para la diálisis y me estoy muriendo”, dice el señor Edgar Lobo, quien decidió tomar una silla y sentarse en plena avenida Bolívar de la ciudad, en espera de una oportuna y pronta respuesta de las autoridades del IVSS, institución responsable del centro de diálisis.

Desde hace una semana la situación se ha agravado. Los pacientes aseguran que no hay médicos ni enfermeras que puedan atenderlos, pues han renunciado. A ello se le suma la falta de insumos y, fundamentalmente, la escasez de agua en el centro, líquido vital para que los enfermos renales puedan dializarse.

El Centro de Diálisis Maracay es una clínica adscrita al IVSS, que brinda atención a unos 300 pacientes, enfermos renales, aproximadamente en tres turnos  durante el día. Pero, desde hace varias semanas, la atención no ha sido posible porque no hay insumos, el edificio no tiene agua y no cuentan con personal médico o de enfermería, al punto que el turno de la mañana se quedó sin médico.

Lee también
Continúan allanamientos y detenciones en Maracay por atentado a Maduro

En el caso de que un paciente se descompense -explica uno de los familiares- no  hay personal médico que pueda atenderlo. De hecho, en una semana ya han fallecido dos de los pacientes.

Fausto Justo, uno de los pacientes, contó a Crónica.Uno sobre la renuncia masiva de enfermeras en el centro de diálisis, lo que los ha dejado en situación de indefensión y desatención. Los enfermos renales deben dializarse, al menos, tres veces por semana, pero, apenas, han podido hacerlo una vez.

“El agua que se ha conseguido en los últimos días ha sido porque hemos trancado la avenida, porque el centro tiene deudas millonarias con los transportistas de camiones cisterna”, comenta Justo.

Crónica.Uno pudo constatar, durante un recorrido por las instalaciones del centro, que en efecto no hay personal médico ni de enfermería que atienda a los más de 300 pacientes en diálisis que deben acudir para su tratamiento. Los equipos, aunque insuficientes, están funcionando, pero la escasez de agua impide que puedan realizarse las diálisis correspondientes y muchos de los insumos que se abren para el tratamiento terminan perdiéndose.

Pudo constatarse que no hay personal y que los equipos, si bien escasos, no funcionan por la falta de agua

Mientras tanto, una comisión policial se comprometía con los pacientes y sus familiares a gestionar el suministro de agua para el centro de diálisis, con la condición de que levantaran la protesta. Los pacientes no cedieron en sus reclamos.

Fotos y video: Gregoria Díaz



Participa en la conversación