Con el vertiginoso aumento del precio de los alimentos, la principal preocupación de los venezolanos es la alimentación, una batalla diaria en donde las familias deben sobrevivir con el poco sustento que son capaces de adquirir.

Caracas. Producto de una crisis económica, política y social, el venezolano de a pie ha debido cambiar sus hábitos de consumo, limitándose casi exclusivamente en la compra de alimentos para poder sobrevivir el día a día, en donde muchas familias reportan que a veces consumen dos comidas al día, otras más críticas, se limitan a una comida diaria.

El gobierno de Nicolás Maduro se jacta de los aumentos del salario y el bono de alimentación, que hoy día suma 200.021 bolívares, pero los precios suben a una mayor velocidad que la remuneración básica.

Una familia en la compra de 11 rubros como carne, pollo, huevos, arroz, pasta y varias hortalizas puede gastar un mínimo de 88.000 bolívares, si se añaden más artículos, el gasto se eleva.

Ya el Centro de  Documentación y Análisis de los Trabajadores (Cenda) informó que en abril la canasta alimentaria —que incluye 60 productos— alcanzó los 670.890 bolívares.

Por definición constitucional, el salario mínimo tiene que ser suficiente para que todo trabajador pueda vivir con “dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Esto aparece fijado en el artículo 91 de nuestra vigente constitución, agregando que el salario deberá ser ajustado anualmente tomando como referencia el costo de la canasta básica”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para llegar a una correcta alimentación familiar, se deben consumir periódicamente los alimentos del siguiente cuadro:

Lee también
En las comunidades de Caracas consideran que las decisiones de la ANC no resuelven la crisis

Para muchas familias adquirir todos estos productos es imposible, porque la inflación pulveriza sus ingresos.

Fabiola Osuna, una ama de casa consultada, compartió los hábitos alimenticios de su familia, destacando que el alimento proteico que más consumen en su hogar es el pollo, en menor cantidad la carne, y rara vez pescado. También destacó que los productos lácteos en su mayoría han desaparecido del menú, solo consumen queso blanco duro, y leche cuando la consiguen regulada. Entre las frutas y hortalizas confesó que la alimentación es deficiente, ya que no las consumen con la periodicidad indicada.

Lo que más comemos en casa son harinas, mantequilla, yuca, plátano todo lo que sea accesible y tratamos de rendir al máximo los alimentos porque hemos tenido días en que no tenemos qué comer, o si por lo menos hay arroz, no tenemos con qué acompañarlo, agregó. En su casa dos personas perciben el salario mínimo integral.

Los rubros principales consumidos por los venezolanos han rondado los siguientes precios: la carne cuesta desde 14.500 bolívares el kilo, el pollo 8.500 bolívares el kilo, el queso duro se puede encontrar a partir de 10.000 bolívares, el litro de aceite en 8000 bolívares; el kilo de arroz y el de pasta comparten precios oscilantes entre 7000 y 8500 bolívares.

El cartón de huevos en menos de 12.000 bolívares no se consigue y las verduras y hortalizas están disparadas: la zanahoria asciende a 7000 bolívares, el pimentón 8000 bolívares, el tomate 2700 bolívares y la papa en 2200 bolívares.

Al igual que Osuna, Pedro Machado, encargado de una zapatería ubicada en La Hoyada, también pasa penurias con su familia.

Lee también
Se agudiza la escasez de efectivo en la banca

Es indignante admitirlo, pero dependemos demasiado de la caja Clap que llega cuando quiere y para adquirir los alimentos debemos juntar mi sueldo y el de mi mujer para tratar de estirarlo, en mi casa somos 5 personas, de las cuales dos son niños y mi mamá que es pensionada, pero ese dinero se va solo en sus medicinas. Estoy harto de comer mal, y que todo lo que gano va destinado a eso únicamente, porque ni siquiera para llevar a los niños al parque y comprarles un helado me alcanza, eso no es vida, hermano.

La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2016 reveló que a 93 % de los hogares no le alcanzan los ingresos para comprar comida.

Foto referencial: Cristian Hernández.



Participa en la conversación