Para evitar que los fines de semana los delincuentes se lleven los alimentos de los niños, los profesores guardan las comidas y utensilios en sus hogares. Por los hurtos constantes, los planteles suspenden las clases o cierran las cantinas.

Shaylim Castro/@ShayC_

Caracas. En un fin de semana los delincuentes pueden acabar con la comida, dispuestas para cuatro o cinco días en un colegio. Muchos de los planteles atacados no cuentan con la capacidad para reponer el inventario de los víveres, por lo que en varias ocasiones han tenido que suspender los planes de alimentación y, en algunos casos, las clases.

La denuncia la hizo Juan Maragall, secretario de Educación de la Gobernación de Miranda, quien agregó que en las últimas tres semanas se reportó el robo de alimentos en 14 colegios de regiones mirandinas como Barlovento, Valles del Tuy, Petare, e incluso Baruta.

“Se llevan alimentos, víveres, incluso utensilios como rebanadoras, procesadora y baterías de las neveras. Saltan los muros, violentan las puertas o ventanas para llegar a las cocinas”, comentó.

El pasado 25 de mayo se llevaron kilos de pasta corta y larga, bultos de harina de maíz, mantequilla y kilos de leche, del liceo Fernando Paz Castillo y de la Unidad Educativa Nacional Bolivariana Teresa de la Parra, en Miranda. Las actividades académicas fueron suspendidas en ambos planteles, lo que afectó a más de 2.000 estudiantes.

Por la problemática los profesores y directivos se han visto obligados a resguardar la comida y utensilios en su casa, para que no se los lleven, destacó Maragall.

Esta situación no solo ocurre en el estado Miranda, pues en comunidades de Caracas y Vargas también el hampa está haciendo de las suyas.

Planteles suspenden sus clases o cierran la cantina cuando ocurren los robos de insumos

Yameli López, quien lleva 18 años trabajando para Fe y Alegría, y actualmente es la directora de los planteles de la zona Caracas-Vargas, contó que de los años que lleva como educadora nunca había enfrentado esta clase de realidad.

“En la Gran Caracas contamos con 26 escuelas, de las cuales han robado 19 en lo que va de año, y en dos de ellas se han llevado la comida”.

El caso más reciente fue el domingo 5 de mayo en la Unidad Educativa Don Pedro, ubicada en San Agustín. López contó que ese día “no había casi comida, pero se robaron los mangos que estaban en la cocina”.

En la Unidad Educativa Andy Aparicio de La Vega, en el mes de abril,  “se metieron en la cantina y se robaron los insumos para la merienda, pan, jamón y la rebanadora”.

Lee también
“Mis alumnos quieren ser policías para tener un arma legal”

Desabastecimiento y frustración

Según palabras del director de Cecodap, (organización no gubernamental que trabaja por los derechos de niños, niñas y adolescentes) Oscar Misler, el robo de comida a las instituciones fue una tendencia el año pasado y en la actualidad se incrementó “por el desabastecimiento que vive el país”.

“Los colegios, sobre todo los de zona populares, se convierten en un blanco fácil para los ladrones y en ocasiones los insumos pueden ser utilizados para la reventa”, relató.

Por el constante hurto los planteles cierran las cantinas o suspenden los planes de alimentación y piden que los pequeños lleven su merienda, lo que genera un dolor de cabeza a los padres.

20151118_IMG_0232
Profesores se ven obligados a guardar la comida en sus hogares para evitar los robos

En los colegios mirandinos se han reportado 13 robos en apenas tres semanas

El especialista señaló que hay padres que cuentan con la comida de los colegios para sus chamos y si las suspenden “puede haber familias frustradas, pues al no tener alimentos en casa hay niños que dejan de comer lo que afecta su nutrición, salud y la capacidad cognitiva”, resaltó.

Lee también
Alumnos de El Valle ya reconocen qué tipo de arma usan los delincuentes

Cansados de la ola de robos, los profesores de la Escuela Bolivariana Conopoima de El Hatillo protestaron el pasado 17 de junio. Según reportes de usuarios de la red social Twitter los ladrones entraron al plantel para llevarse la comida de los alumnos.

Violencia escolar en cifras

Según el informe anual de Cecodap, en 2015 se registraron 431 robos a escuelas en el país, es decir, cada mes 36 planteles fueron víctimas de hurtos o destrozos.

También se contabilizaron al menos 1.671 casos de violencia escolar, siendo el segundo entorno que más afecta a los niños, niñas y adolescentes después del social, comparado con los 1.210 casos registrados en el 2014.

Fotos: Cristian Hernández


Participa en la conversación