16 días de protesta lleva el sector salud. Comenzaron las enfermeras y ya hay personal obrero, administrativo, médicos y federaciones ganados a seguir la lucha por mejoras salariales. Planean llegar a Miraflores. Este martes en la tarde, luego de salir del comité ampliado realizado en la Federación Venezolana de Médicos, se aprobó el apoyo total al paro en el ámbito nacional. 

Caracas. Para el gremio de enfermeros, no hay compensación salarial que valga si no les dan un aumento sustancial como el percibido recientemente por los funcionarios adscritos al Ministerio de la Defensa, en promedio 2400 %. Hoy en día estos trabajadores se bandean no con dos sino con tres o cuatro trabajos para poder llevar comida a sus familias.

Tal es el caso de Luis Morales cuya quincena no pasa de Bs. 800.000. Por tanto, su rutina es la siguiente: trabaja de 7:00 a. m. a 1:00 p. m. en el Hospital Clínico Universitario de Caracas (HCUC); a partir de las 2:00 p. m. está en una casa hogar y luego de las 7:00 p. m. hace guardias en una clínica privada.

De otra forma no podría comer ni pagar pasaje. Es muy fuerte. No veo casi nunca a mi familia. Es un sacrificio tremendo.

Morales, quien tiene toda una vida como enfermero, no posee unas prestaciones que le permitan asegurar un bien inmueble. Su liquidación no pasa de tres millones de bolívares.

Por esa razón, y porque no tiene más nada que perder, está de frente con el paro que desde el 25 de junio convocó el Colegio de Enfermería del Distrito Capital.

La protesta va de la mano con el conflicto que desde hace 45 días mantienen los trabajadores del Clínico Universitario luegodel arresto de su compañero, Alfonso Román, a quien acusan de sustraer insumos médicos de este puesto asistencial.

Este martes, en el comité ampliado de los colegios de médicos, realizado en la Federación Médica Venezolana, se acordó darle apoyo al paro en el ámbito nacional.

Lee también
Trabajadores de Anzoátegui se declararon en emergencia ante nueva tabulación salarial

Ya varios centros en Caracas estaban plegados a la acción de protesta y decidieron suspender las cirugías electivas, las consultas y atender únicamente las emergencias, entre ellos están el Universitario de Caracas, J. M. de los Ríos, José Gregorio Hernández, José Ignacio Baldó, José María Vargas de Caracas, Doctor Elías Toro, Miguel Pérez Carreño, Oncológico Padre Machado, Rísquez, Periférico de Coche, Periférico de Catia, Materno-infantil de Caricuao, el del Lídice Jesús Llerena, el del Junquito, la Maternidad Concepción Palacios y la Unidad Pediátrica Julio Criollo Rivas.

Morales no tiene uniformes, ni zapatos adecuados para estar en un área que requiere extrema higiene. Además, su cuerpo ya manifiesta cansancio por el exceso de las jornadas y porque camina largas cuadras para llegar a sus distintos puestos de trabajo.

La falta de transporte público y la dificultad para pagar pasaje diario debido a las limitaciones del salario son otro problema que aqueja a los trabajadores hospitalarios.

A Isabel Torres, otra enfermera, le toca ir desde el Luis Razetti, ubicado en Cotiza, hasta Bello Monte todos los días, y eso ligando que no llueva para que el trayecto no se haga más cuesta arriba.

El pasado viernes 6 de julio los trabajadores de la salud recibieron un bono de 20 millones de bolívares, y eso alcanzó para comprar un kilo de jabón para lavar los uniformes, un kilo de queso, papel higiénico y un poquito de carne, que tenía tiempo que no compraba, dijo Julia Álvarez, quien manifestó estar dispuesta a renunciar si se da una separación masiva de todos los enfermeros de sus cargos, una de las medidas a tomar en caso de mantenerse la negativa del Gobierno de atender las exigencias del gremio.

Enfermeros van a la calle

Lee también
Empleados públicos se unen en protesta para rechazar homologación de tabuladores salariales

Este martes, en horas de la mañana, el Colegio de Enfermería del Distrito Capital, en compañía de la Federación De Trabajadores de la Salud, del Colegio de Bionalistas y de la Federación Farmacéutica Venezolana, lideró una asamblea desarrollada en el pasillo de la puerta “de los médicos” del HCUC.

Ana Rosario Contreras, presidenta del gremio, ratificó el paro, aun con la entrega de bonos y de cajas de Clap. Eso no es lo que queremos, para eso no es esta lucha. Exigimos que se aumente significativamente la tabla salarial. Y si para el jueves el ministro de Salud no  nos recibe de aquí al jueves, haremos la gran toma de Miraflores.

Margot Monasterios, secretaria general del Sindicato de los trabajadores del HCUC, invitó a sus compañeros a ir a entregar una carta ante el ministerio, en la sede de Plaza Caracas, en la cual exponen la crítica situación del hospital, donde, de 6000 enfermeras quedan menos de 1000, y de 100 bionalistas hay cerca de 30.

La postura generó molestias en los representantes del Colegio, quienes calificaron la acción como algo que se apartaba de la lucha colectiva.

Al final, los objetivos son comunes entre los trabajadores, pese a las diferencias ideológicas. “Esto es por el salario”, expresó Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud.

La asamblea en el Universitario terminó con consigas como “queremos que renuncie la directora Antonieta Caporale”, “renuncia masiva ya” y “queremos sueldos iguales a los militares”.

Ya llevan 16 días en protesta y nada que hay respuestas a sus exigencias. El gobierno se sentó a discutir unos ajustes de la convención colectiva con el sindicato oficialista. Pero la compensación es irrisoria. Por ejemplo, para la compra de uniformes, les ofrecen una prima de Bs. 20.000, cuando un par de zapatos especializados no baja de 30 millones.

Lee también
Trabajadores de Anzoátegui se declararon en emergencia ante nueva tabulación salarial

Vea aquí el resto de las declaraciones:

Foto y Videos: Mabel Sarmiento


Participa en la conversación