Delvis Alberto Olivo, de 26 años, fue asesinado la tarde del pasado miércoles 18 de abril en Ciudad Tiuna. Sus familiares denunciaron que fue ajusticiado por funcionarios de la Policía Científica.

Caracas. Delvis Alberto Olivo Vásquez, de 26 años, fue asesinado el pasado miércoles 18 de abril por supuestos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). A su familia le indicaron que presuntamente se había enfrentado con ellos.

El joven cargaba la moto de un amigo, a quien le hizo el favor de lavarle una ropa en su casa, ubicada en Ciudad Tiuna, en vista de que tenía varios días sin agua y cuando estaba lista salió a llevársela.

Al parecer en el camino fue abordado por los funcionarios. Uno de sus familiares, quien por miedo no quiso dar su identificación, contó que tenía un disparo en la pierna y varios golpes en la cara, uno de sus ojos estaba hinchado. Presume que lo bajaron de la moto, modelo Suzuki, y una vez lo montaron en el vehículo le dieron dos tiros más.

Testigos indicaron a los parientes que los presuntos funcionarios se encontraban encapuchados. Se enteraron en horas de la tarde de lo que sucedió, pues el amigo de Delvis —dueño de la moto— se preocupó porque no había llegado a devolverla y llamó a su esposa.

En el Cicpc nos dijeron que estaba en el hospital de Coche. Y que él se había enfrentado a los funcionarios. Ese era un muchacho sano, si fuese malo uno entiende, pero no era así. Aquí ellos —la policía— hacen lo que quieren, son quienes tienen la justicia en sus manos y no hay justicia para nosotros, soltó otro pariente.

El joven iba a sacar su cédula este viernes 20 de abril porque la perdió. En pocos días emigraría de Venezuela hacia Colombia, donde haría escala unos días para seguir hacia Perú por tierra. Allá lo esperaba un amigo.

Lee también
Decapitaron a hombre en Las Adjuntas y no consiguen su cabeza

Dadas sus intenciones de partir había realizado un curso de barbería, ya que su compañero ejerce ese oficio en aquel país y se lo recomendó.

Era padre de dos hijos, una niña de condiciones especiales de ocho años y un varón de siete. La niña ha estado demasiado inquieta porque dormía con su papá.

Aún este viernes se encontraban en la morgue de Bello Monte esperando el reconocimiento post mortem de Fiscalía. Hace siete años asesinaron a otro hermano de la víctima, Dennis Javier Olivo Vásquez, de 21 años.

Es el segundo hermano que mata el Cicpc. Dennis tenía tres días trabajando en el Cicpc y aunque denunciamos y eso fue a tribunales, todo quedó así, sin justicia, dijo un pariente.

El joven fue asesinado en el kilómetro 0 de la Panamericana. Ahora quedan cuatro hermanos de los seis. “Él era ya funcionario del Cicpc. Esa gente es la ley, deciden quién vive y quién no”.

Vendieron pertenencias para cubrir el entierro

Los parientes de Delvis tuvieron que vender un celular y un aire acondicionado para poder cubrir parte de los gastos fúnebres del joven. Además recibieron ayuda de los amigos de él que se encuentran en el exterior y ganan en moneda extranjera.

Así completaron los más de 60 millones que necesitan para la urna, la fosa y los gastos de traslado para el cementerio.

Foto cortesía de los familiares



Participa en la conversación