Maikel Jesús Barrios estaba en un programa de reinserción social en el edificio Paris, Plaza La Candelaria. A penas salió de la cárcel de Tocorón, empezó a trabajar como hojaldrero en la panadería la Ópera, ubicada en Santa Mónica. El pasado 22 de octubre la FAES lo acusó de resistirse a la autoridad y le disparó.

Caracas. “Ellos dijeron que mi hermano se resistió a la autoridad. Eso es mentira. Estoy segura de que se vistió sin problema cuando se lo pidieron y luego lo mataron. Él no era una persona agresiva. No tenía ni un cortauñas. Esta gente no puede seguir tomando estas acciones así a la ligera”, denunció Siqui Barrios, hermana de Maikel Jesús Barrios, quien murió de un disparo en el pecho a manos de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES), en Ciudad Tiuna, el pasado 22 de octubre.

Unos 15 funcionarios ingresaron a su apartamento en el complejo Cacique Tiuna. Allí vivía la pareja de Maikel Jesús desde hace 7 años. Él tenía varios meses sin residir en el lugar porque estaba separado de su novia. No obstante, luego de una reconciliación se mudó desde Coche, donde vivía con su padre, hasta Ciudad Tiuna.

El pasado martes, mientras el joven de 28 años limpiaba unos zapatos sin franela, los efectivos le solicitaron que se vistiera y seguidamente accionaron el arma.

Barrios tenía antecedentes penales. En el 2013 había sido detenido por ser presunto cómplice de un homicidio. En diciembre de 2017 fue liberado de la cárcel de Tocorón, estado Aragua, donde cumplió su condena. Sus familiares aseguran que le bajaron los años de prisión porque las autoridades esclarecieron que él no estaba involucrado. El culpable del crimen fue su hijastro, quien se mantiene tras las rejas.

A nade deberían de matarlo así como así. No importa lo que haya hecho. Al final, todos somos seres humanos, tenemos derechos. A todos esos que matan son padres de familia, hermanos, hijos. A los de la FAES pareciera que se les olvida que a los que matan son venezolanos como ellos, dijo Leydy Cordez, tía de la víctima.

Barrios estaba un un programa de reinserción social en el edificio Paris, Plaza La Candelaria. A penas salió de Tocorón, empezó a trabajar como hojaldrero en la panadería la Ópera, ubicada en Santa Mónica, donde también laboran sus dos hermanos. Sin embargo, desde hace dos semanas había cambiado de empleo. En octubre inició como ayudante de cocina en un restaurante en el centro comercial El Recreo. Pero no le alcanzó el tiempo para cobrar su sueldo completo.

El último operativo de la FAES en Ciudad Tiuna que registró Crónica.Uno fue hace casi dos meses. El 8 de septiembre, ocho personas fueron asesinadas en una incursión de este cuerpo de seguridad adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y 23 fueron detenidas.

La FAES acumula, solo en Caracas, cerca de 213 personas ultimadas entre mayo de 2017 y julio de 2018, de acuerdo con datos recopilados por el Monitor de Víctimas. Durante el período analizado, 56,5 % de las personas fallecidas tenían entre 16 y 29 años. La mayoría son de escasos recursos. Al analizar el detalle de sus profesiones u oficios, 239 de ellas tenían oficios de bajo nivel de formación, 70 estaban desempleadas o no se conocía su oficio, ocho eran estudiantes y solo dos eran profesionales.

Lee también
La crisis acaba con los oficios por cuenta propia

Participa en la conversación