La casa de estudios también enfrenta pérdidas en el personal docente. “Se nos están yendo los profesores en masa”, advierte el jefe de departamento de Computación, Luis Manuel Hernández.

Caracas. Con preocupación profesores de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV) reportan una deserción que podría alcanzar 50 % de la matrícula de cada escuela.

Entre los motivos, el director encargado de la escuela de Biología de la UCV, Fernando González, señala que los estudiantes han dejado la institución para trabajar y poder ayudar a la familia, otros porque son del interior del país y no pueden costear el pago de la residencia o deciden emigrar. También contabiliza a los jóvenes que son asignados por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) y no se inscriben.

Hemos tenido desde el año 2015 una merma en el número de estudiantes. Ha caído casi 50 %. Los estudiantes avanzados tratan de mantenerse para obtener el título. Pero entonces tenemos acá paquetes de planillas con el programa de estudio que tengo que estar firmando hasta tres y cuatro diarios. Todos esos jóvenes están tratando de tener papeles al día para salir del país, asevera González.

En la Escuela de Computación la situación no es diferente: “Este semestre coincidió con la fuga de estudiantes, la matrícula ha disminuido muchísimo. Llegamos a tener 1200 estudiantes. Ahorita tenemos una de menos de 700”, indica el jefe de departamento de Computación, Luis Manuel Hernández.

Lee también
Las migraciones también inciden en la deserción universitaria

Mientras que en la Escuela de Química y Geoquímica desde 2013 han comenzado a reportar una caída en la población estudiantil. La jefa del departamento de Química, María Rodríguez, explica que este semestre se encuentra dando una materia en la que solía tener 90 estudiantes: “Este año solo tengo 32. El año pasado eran 42. Y así pasa con todas las escuelas.”.

En Química éramos 950 estudiantes y ahorita hay 470. Casi que la mitad de la escuela no se sabe dónde está. En 2015 éramos casi 1000. Ahorita somos la mitad, agrega Rodríguez. Resalta que 800 estudiantes han solicitado sus programas de estudio. De esos 800, 600 son químicos. O sea, que de 2500 químicos que se han graduado en esta escuela, 600 han pedido el programa. ¿Se han ido los 600? Tal vez no. Pero 600 tienen el interés de hacerlo, puntualiza.

Los profesores también se van

En el Consejo de Facultad de la semana pasada se presentaron los casos de renuncias de profesores de las escuelas de Matemática y Computación. “Matemáticas 1 es el primer curso que ven los estudiantes cuando entran a la facultad. Ahí había 12 secciones de 60 estudiantes cada una. En el Consejo de Facultad informaron que se van a abrir 6 secciones con 30 estudiantes cada una porque no tienen profesores”, asevera Rodríguez tras asistir al consejo. Son 12 las renuncias de docentes en la escuela de Matemática en las últimas dos semanas.

“Al renunciar los profesores significa que capaz no se termine el semestre”, advierte Rodríguez.

En el caso de Computación, según datos de Hernández, del semestre pasado al que inició en octubre, fueron 17 los profesores que renunciaron: “Se nos están yendo los profesores en masa. Mi preocupación es la parte de personal. Porque requiere tener una formación que es muy costosa y que lleva tiempo. Y eso es una cadena de trasmisión. Si se pierde un eslabón de esa de cadena de enseñanza ya la otra no se puede formar. Esta generación forma a la otra y así”.

Lee también
8 mil profesores escasean en las especialidades "las tres Marías"

Hernández advierte que se están quedando con una Escuela de Computación en que la mayor parte de los docentes son un personal que no tienen estudios de cuarto nivel: Por lo tanto es un personal que no está haciendo investigación. Y la docencia a este nivel tiene que ir acompañada con la investigación, porque es la que permite renovar. Eso es un problema gravísimo. Se pierde la calidad de la docencia. Y la investigación prácticamente parada. Porque la investigación no solo requiere equipos, sino interacción con la comunidad científica.

Hernández destaca que los profesores que han enviado al extranjero en ocasiones se quedan en esos países. Pero rescata que hay profesores que con mucha vocación están dando todo, con ellos es que estamos contando. Profesores que ya se jubilaron y están dando una batalla, porque esto es una batalla, puntualiza. Otros docentes han apostado por los permisos no remunerados.

Foto referencial: Cristian Hernández



Participa en la conversación