La firma Econométrica calcula que la inflación al cierre de 2017 será de 1157 % y la economía caerá 12,3 % del PIB.

Caracas. La prolongada crisis económica, que se refleja en las fallas de abastecimiento y los altos precios, afecta los patrones de consumo de los ciudadanos.

El director de la firma Econométrica, Francisco Ibarra, señaló que “el venezolano no puede hacer rendir su salario y cambia el consumo”, y en ese contexto, indicó que para el cierre del 2017 el consumo privado tendrá una caída de 35 %.

Ese deterioro se debe a que hay una menor oferta de bienes y el poder de compra del salario es menor. Y aunque se hagan ajustes salariales, los incrementos no le ganan la carrera a los precios.

Por rubros, la situación es crítica. El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrázabal, detalló que en 2003 el consumo de carne era de 14 kilos por persona, para este 2017 está entre 7 ó 8 kilos por persona. En 2003 los venezolanos consumían 110 litros de leche, hoy día son 60 litros.

En el foro de Econométrica “Navegando por aguas turbulentas”, apuntó que “los ciudadanos están consumiendo lo que consiguen”.

Los cambios en los patrones serán mayores, porque el país se aproxima a una inflación de cuatro dígitos. La consultora proyecta que este año la variación de los precios será de 1157 % y la economía tendrá una contracción de 12,3 % del PIB.

Frente a ese comportamiento de la inflación, Ibarra destacó que “la corrección de la inflación pasa por corregir el déficit fiscal”. Sin embargo, la diferencia entre ingresos y egresos es casi 20 % de PIB.

Lee también
Para 2018 el FMI estima que la inflación será 2349% y la economía caerá 6%

Los ingresos petroleros y tributarios no son suficientes para atender el gasto en salarios, pensiones y funcionamiento de los ministerios por lo cual hay una diferencia. Para cubrir el déficit del sector público, el Banco Central de Venezuela (BCV) imprime bolívares. Esa inyección de dinero a la economía se encuentra con una baja oferta de bienes, por tal motivo, una parte va al mercado paralelo que impacta en los precios.

La inflación —destacó el economista— deteriora la recaudación tributaria, por ello, se crea cada vez más dinero. “Por cada bolívar que se recauda, se imprimen dos bolívares”.

Foto referencial: Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación