En 2015, una persona consumía anualmente 10 kg de yuca, en 2016-2017 se consumen de 15 a 20 Kg por persona al año. El ñame y el ocumo que se consideraban rudimentarios y marginales en la mayoría de las zonas productoras del estado Zulia, han repuntado con una demanda creciente como sustitutos de la harina y el arroz.

Maracaibo. Las fallas en la producción de harina de maíz y arroz y la alta demanda del consumidor de un sustituto fueron el detonante para que la llamada “yuca asesina”, es decir, yuca amarga, se filtrara en el mercado de la yuca dulce o comestible.

Según las últimas estadísticas aportadas por la Facultad de Agronomía de La Universidad del Zulia (LUZ), la alta demanda de yuca en el país pudo ser el detonante para la movilización de su par amarga a los mercados de consumo fresco. En 2015 había una ingesta por persona-año de 10 kilos de yuca. Durante el 2016 y lo que va de 2017 el venezolano promedio está consumiendo entre 15 a 20 kilos de yuca por persona-año, de acuerdo al estrato socioeconómico.

Werner Gutiérrez, profesor de la facultad de agronomía de LUZ, calificó de “irresponsable” la incertidumbre que, a su juicio, ha sembrado la secretaria de salud del estado Zulia con relación a las causas de las muertes registradas por consumo de yuca amarga.

“Ellos desconocen realmente la situación, no solamente desde el punto de vista de la yuca sino en muchos aspectos que tienen que ver con la producción de alimentos. Lo que puede estar pasando es que hay personas que están aprovechando la demanda del mercado para desviar yuca de uso agroindustrial, que es la yuca amarga, hacia el mercado fresco [yuca dulce]. En el caso del Zulia tenemos la posibilidad inclusive que estén ingresando yuca amarga del lado colombiano porque ellos también siembran yuca amarga”.

Lee también
Fallecieron cinco personas por comer yuca amarga que compraron en buhonero de Catia

Peligro latente

El exdecano de la Facultad de Agronomía de LUZ desmintió que la yuca amarga pueda causar una pandemia:

“La posibilidad de una pandemia es falsa porque la toxicidad de la yuca amarga va a depender del grado nutricional de la persona. Las estadísticas dicen que donde se han reportado los casos son estratos económicos D y E, estos son los estratos que menos están consumiendo proteína en Venezuela y está demostrado que la eliminación del toxico en el organismo humano proveniente de yuca amarga se elimina através de la orina, a través de un proceso enzimático que requiere proteínas en el organismo”.

Alertó que cuando una persona con baja ingesta de proteína ingiere yuca amarga tiene menos probabilidad de eliminar el toxico y más probabilidades de que se presenten síntomas de intoxicación y la muerte.

Más opciones

El ñame y el ocumo que se consideraban rudimentarios y marginales en la mayoría de las zonas productoras del estado Zulia, han repuntado con una demanda creciente porque los buscan como sustitutos de la harina y el arroz.

Gutiérrez desmintió que los decesos que se han registrado estén desligados al consumo de yuca amarga:

“Las personas que han fallecido en el país, está demostrado por sus familiares, que consumieron yuca y hay otro hecho cierto: que los médicos que han recibido y tratado a estos pacientes confirman que los síntomas que presentan son los típicos por intoxicación por yuca amarga, hay más de 20 casos a nivel nacional”.

Frente a este escenario las familias mal nutridas son las que presentan mayor riesgo y más aún los niños. Aportó que solamente 30 % de la población venezolana actualmente consume proteína, el otro 70 %, no.

Lee también
Los muchachos dejan de ir a clases dos veces a la semana para buscar comida

Entonces es imposible que toda la población tenga la misma respuesta ante la posible ingesta de yuca amarga. También influye la cantidad de yuca que la persona consuma: “Está demostrado que no es una intoxicación inmediata. Los síntomas se presentan tres horas después de la ingesta en caso grave”.

No es la sal

Richard Hill, secretario de salud del Zulia —acompañado de toxicólogos del Hospital Chiquinquirá— reveló en rueda de prensa que la causa de las intoxicaciones y decesos es por el consumo de sal de nitro. El profesor Werner, refirió que esta afirmación es “una grave equivocación” que se está cometiendo en torno al tema.

“Eso que ellos llaman la intoxicación por sales, no tienen cómo demostrarlo. Si aquí hubiera un sistema de salud bien dotado y pudieran hacer los protocolos específicos que permitan saber exactamente qué es lo que pasa sería diferente, pero inventar otra historia ahora de que es intoxicación por sal es irresponsable y aún más decir que es una guerra económica”.

Por otra parte, aclaró: Creer que la yuca tiene cianuro y que el mismo puede ser el causante de la intoxicación. “La yuca no contiene cianuro, contiene un precursor del cianuro que es glucósido cianógeno, mismo que luego de cocinar la yuca es inofensivo.

Enfatizó que en ningún centro hospitalario del país existen los reactivos o equipos para cumplir el protocolo toxicológico que permita confirmar si las muertes son por la ingesta de yuca amarga. Exhortó al gobierno regional a trabajar este tema con “los profesionales que conocemos del tema”.

A su vez, manifestó que le preocupa la acción de las autoridades que “lejos de aclarar, lo que hacen es crear mayor confusión en la población, porque están descartando de plano que sea la yuca amarga y no buscan la verdad. Se debe investigar a fondo con los protocolos científicos que determinan si las muertes se generan por yuca amarga”.

Cifras

Hasta el 2015, la producción nacional cubría totalmente la demanda de yuca dulce (consumo fresco) que era aproximadamente de 310.000 toneladas. Actualmente, existe un déficit de 150.000 toneladas de yuca dulce para consumo fresco. Una hectárea de yuca puede producir 30.000 kilos. El promedio nacional está en 12.000, aproximadamente, de raíces por hectárea.

Es extranjera

Según el especialista en el cultivo de la yuca, con más de 25 años de experiencia, es cierto que en el occidente del país no hay plantaciones de yuca amarga. Con todo, alertó que sí hay personas que estén movilizando yuca amarga de consumo industrial para el consumo fresco, el Gobierno tiene el mecanismo de controlarla a través de las guías de movilización:

“En Venezuela no se mueve un kilo de alimento de una zona productora a una zona consumidora sin una guía de movilización que en todas las alcabalas la Guardia Nacional tiene que irlas sellando. Si se está moviendo yuca amarga hacia zonas donde no se debe consumir, es responsabilidad del Gobierno”.

Negó que la exportación de yuca no genere ganancias: “Eso es mentira porque hay una demanda insatisfecha de alimentos y cualquier cosa puedes venderla al precio que sea. No hay yuca en el mercado para satisfacer las necesidades crecientes que hay y por eso no se puede descartar que se esté movilizando yuca amarga de zonas productoras a zonas consumidoras como la nuestra”.

Más casos

Angélica Quiroz, toxicóloga del Hospital Chiquinquirá —mismo que funge como centro de referencia de toxicología en la región— confesó su alarma por el “rebote” de casos desde el año pasado, los cuales se han duplicado hasta la fecha:

“Nos llama mucho la atención el rebote de casos desde el año pasado, los cuales se le achacan a la yuca amarga. Incluyendo niños que han fallecido por intoxicación alimentaria. La yuca tiene ácido cianhídrico pero el proceso también se categoriza en amarga y dulce. Este proceso de cocción al que se somete la yuca elimina esas pequeñas proporciones de ácido, entonces no debería afectar la salud. Que está pasando: posiblemente la sal nitro, que es la que no sabemos cómo llega a las casas, porque no es de uso doméstico, es la que está generando problemas. Los nitritos son muy tóxicos, esta sal es toxica para consumirla, es de uso industrial y produce un cuadro muy semejante al del ácido cianhídrico”.

El proceso de intoxicación, según la especialista, afecta directamente la hemoglobina del paciente: “La hemoglobina es la que transporta el oxígeno, al hacer contacto con la sal nitro produce un cuadro de metahemoglobinemia y que transforma la hemoglobina normal en tóxica. La metahemoglobina no es capaz de transportar el oxígeno a los tejidos de forma generalizada y así se ven afectados el sistema cardiovascular, nervioso y digestivo en cualquier paciente”.

Quiroz informó que el año pasado se reportaron tres casos que presentaron un cuadro gastrointestinal y se recuperaron cuando fueron tratados con taninos del vino tinto y no hubo ningún problema. “Después recibimos la otra paciente que consumió yuca cruda. Este año hemos recibido 4 casos en el hospital Chiquinquirá y cinco en el General del Sur. La edad influye porque un adulto tiene mayor capacidad para neutralizar un tóxico pero un niño no, ellos son más vulnerables”.

Tenga en cuenta

Werner Gutiérrez aseguró que el consumo de yuca en el Zulia es seguro siempre y cuando usted pueda establecer diferencias con base a estas características: el grosor de la cáscara de la yuca amarga es mayor. La dificultad para pelarla aumentan en comparación con la yuca dulce. El tiempo de cocción es el triple de la yuca dulce y se destaca la coloración amarillenta en el centro de la raíz —que es típica de la yuca amarga—, la cual una vez en la boca es insoportablemente amarga.

Fotos: AVN


Join the Conversation