Eugenio Nieto: Las personas con discapacidad «estamos muriendo por escaras»

por escara

El jueves 6 de junio falleció Luis Misler en el estado Vargas. Sus compañeros tuvieron que hacer una colecta para el entierro. En febrero una fuente del Ministerio de Salud informó que tenían un registro de 1.000 personas con discapacidad afectadas por este tipo de úlcera. En 2018 murieron 270 personas, mientras que en los primeros dos meses de este año perdieron la vida 15.

Caracas. Luis Misler, de 30 años de edad, murió el pasado jueves 6 de junio en el hospital Dr. Martín Vegas, de Catia La Mar. Su cuerpo se contaminó por escaras. De tener dos úlceras en diciembre, pasó a tener siete en tan solo seis meses.

Hace nueve años, durante el robo de su motocicleta en Valencia (Carabobo), Misler recibió varios impactos de bala que le ocasionaron una lesión medular que lo dejó en silla de ruedas.

Desde entonces un par de escaras le hicieron el camino difícil, pero con tratamiento y cuidado pudo mantenerlas casi curadas.

Eugenio Nieto, de 34 años, es parapléjico desde hace cinco años. Conocía a Misler, y cuenta que en diciembre las escaras comenzaron a complicarse y no hubo manera de curarlas.

“Actualmente no hay manera. Si entras en un hospital por una cosa puntual parece que te complicas más. Todos los compañeros con discapacidad que han muerto recientemente, han muerto por eso. Todos estamos muriendo por escaras”, afirma Nieto.

Este diagnóstico de Nieto evidencia el estado de vulnerabilidad en el que se encuentra la vida de las personas con discapacidad, en el contexto de la crisis del sistema de salud venezolano y de la emergencia humanitaria compleja que afecta al país.

Lee también
Pasajes para viajar entre Caracas y las ciudades dormitorio descosen bolsillo de los usuarios

El 22 de febrero de 2019, una fuente del Ministerio de Salud informaba a Crónica.Uno que tenían un registro de aproximadamente 1.000 personas con discapacidad afectadas por este tipo de úlcera. Según la fuente, en 2018 murieron 270, mientras que en los dos primeros meses de 2019 habían muerto 15 personas.

Nieto explica que durante el año 2018 murieron seis compañeros suyos, y que en lo que va de 2019 han fallecido tres, todos con escaras.

Misler tenía siete años viviendo en el hospital Martín Vegas, que también funciona como un albergue.

por escara
Los compañeros de Luis Misler solicitaron apoyo económico, a través de redes sociales, para enterrar al joven. Foto: Cortesía

Cuenta Nieto que, gracias al apoyo del Grupo de Lesionados Medulares y de la Iglesia Internacional de Venezuela, pudieron costear los gastos del traslado y la preparación especial del cuerpo para llevarlo hasta el cementerio de La Peñita, en Vargas, donde está enterrado el papá de Misler. “Él quería que lo enterráramos ahí, al lado de su papá”. El gobierno del estado Vargas donó el ataúd.

El viernes 7 de junio, durante el entierro de Misler, otra compañera de Misler y Nieto, Joselín Andrea Mata, murió afectada por escaras.

Carlos Salcedo, de la Asociación de Trabajadores Integrados Motores (ATIM), sociólogo jubilado del Ministerio de Salud, explicó en febrero a Crónica.Uno el deterioro de la salud por escaras se podría evitar si existiese una política que garantizara sillas de ruedas ergonómicas, cojines antiescaras y procesos de formación sobre cómo prevenir el surgimiento de estas úlceras.

“Ya solo con facilitar las sillas y los cojines, el Estado se ahorra mucho dinero en tratamientos y operaciones por escaras”, dijo el exfuncionario del despacho de Salud.

Lee también
Pasajes para viajar entre Caracas y las ciudades dormitorio descosen bolsillo de los usuarios

Hoy, las personas con discapacidad afectadas por escaras temen acudir a un centro de salud, pues la falta de insumos médicos y el estado de los hospitales puede aumentar la infección. Sin embargo, las curas en casa no resuelven el problema. “No se consiguen ni las gasas o son muy costosas. ¿Sabes qué están haciendo los compañeros con escaras? Hierven pedazos de tela, para esterilizarlas, y poder así limpiar las úlceras. Una sonda, que tenemos que cambiar cada 15 días, nos está costando 28.000 bolívares. Estamos muriendo por escaras y por la situación del país”.

Al cierre de esta nota se conoció que Freddy Rodríguez, de 24 años de edad, se encuentra en delicado estado de salud en el Hospital Universitario de Caracas (HUC). Compañeros del Grupo de Lesionados Medulares de Venezuela solicitaron apoyo para adquirir los medicamentos.


Participa en la conversación