Ariana Granadillo, de 21 años, fue detenida tres veces sin orden judicial. La tarde de este 3 de julio se realizó su audiencia en un tribunal militar y le otorgaron medidas cautelares como prohibición de salida del país y presentación cada ocho días.

Caracas. La tarde de este 3 de julio la estudiante de Medicina, Ariana Granadillo fue excarcelada, luego de la audiencia de presentación en el Tribunal 2 de Control Militar. Fue detenida tres veces por ser pariente de un militar perseguido por el Gobierno.

Le otorgaron medida cautelar de prohibición de salida del país, régimen de presentación cada ocho días y prohibición de declarar a los medios de comunicación, según María Fernanda Torres, abogada del Foro Penal.

La joven de 21 años fue detenida por tercera vez el 23 de junio, cuando se trasladaba en un autobús hacia el estado Táchira con sus padres Argenis y Gabriela. Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se la llevó sin sus papás y la acusaron de rebelión militar.

El Foro Penal denunció que luego de esto no se supo de su paradero hasta la madrugada del 27 de junio, cuando la trasladaron desde San Antonio del Táchira hasta El Rosal, en Caracas. 10 días después fue presentada ante el tribunal militar que lleva la causa.

Esto implica una detención arbitraria, dijo Alfredo Romero, presidente de la Organización No Gubernamental (ONG).

Lee también
Ariana Granadillo: estudiante detenida tres veces por supuesta rebelión militar

Ariana es pariente lejana del coronel retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Oswaldo García Palomo, quien se encuentra en la clandestinidad con su familia, pues es acusado presuntamente de terrorismo por el Gobierno.

Vivía en casa del militar, en San Antonio de los Altos, estado Miranda, en vista de que hacía sus pasantías en el hospital Victorino Santaella de Los Teques. Ahí tenía algunos meses con sus padres.

La primera vez que la detuvieron fue el 2 de febrero, cuando funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) la capturaron junto con Sorbay Padilla, esposa del coronel, y su hijo. En esa oportunidad estuvo desaparecida por dos días y fue torturada física y psicológicamente, de acuerdo con Johana Padilla, su hermana.

Luego, el 24 de mayo, uniformados de la Dgcim la detuvieron por segunda oportunidad. A las 8:00 a.m. la sacaron de la quinta del coronel junto con su mamá y su papá. Estuvieron desaparecidos durante siete días. Y en vista de que no se obtenían noticias de su paradero, el 29 de mayo el Foro Penal denunció ante fiscalía la situación.

La tercera vez que la detuvieron fue sin orden judicial. La orden judicial es del 27 de mayo, cuando ella estaba desaparecida (tras la segunda detención) y eso está en fiscalía. Hay una denuncia del 29 de mayo y otra del 29 de junio cuando no se sabía dónde se encontraba esta vez, dijo Alfredo Romero a través de un video que difundió en su Twitter.

La familia fue liberada el 31 de mayo bajo amenazas, que incluso le prohibían volver a la casa donde residían temporalmente, donde tiene su ropa y documentación. Luego de todo lo sucedido viajaron a Táchira a encontrarse con una monja, para ayudarlos a superar la situación, de acuerdo con declaraciones de Johana Padilla.

Ariana Granadillo forma parte de los 805 civiles que han sido procesados por tribunales militares desde abril de 2017, según datos del Foro Penal.

Foto: María Fernanda Torres



Participa en la conversación