El tribunal militar de ejecución decidió liberar a los oficiales Ricardo Antich, Peter Moreno, Luis Lugo y Carlos Esqueda, quienes ya cumplieron la pena. Henry Salazar Moncada debería salir en los próximos días.

Maracay. Los primeros tenientes de la Fuerza Aérea venezolana, Ricardo Antich, Petter Moreno, Luis Lugo y Carlos Esqueda, fueron excarcelados este jueves 11 de octubre, luego de que el tribunal militar de ejecución determinara que ya los militares habían cumplido la pena impuesta.

Los jóvenes oficiales, oriundos del estado Aragua, permanecieron recluidos en la cárcel de Ramo Verde luego de que, el 20 de junio, el Tribunal 2do de juicio accidental del Circuito judicial penal militar de Aragua decidiera condenarlos una vez más, junto a tres civiles, por supuestamente participar en una intentona golpista. Era el segundo juicio que se celebraba por el llamado “Golpe Azul” desde 2015, el décimo segundo golpe denunciado por Nicolás Maduro en su contra.

Los cinco militares y tres civiles

El 22 de diciembre de 2017, el general de División Henry José Timaure Tapia, presidente para entonces de la Corte Marcial, firma la anulación de la sentencia del tribunal militar segundo accidental de Maracay en el estado Aragua, emitida el 11 de enero de ese mismo año, en la que se condenaba a cinco militares y tres civiles a cinco y 10 años de prisión por los supuestos delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar.

Para el Foro Penal, con la anulación de la sentencia quedaba en evidencia que el juicio siempre estuvo plagado de vicios. 97 audiencias celebradas en ese lapso, supuestas pruebas sin cadena de custodia, testigos que se contradijeron en las audiencias y durante el juicio, son algunas de las anomalías que se presentaron durante el proceso.

Lee también
Aeropuerto Los Tacarigua de Maracay reanuda vuelos comerciales después de seis años

Los militares y los civiles que desde su detención por parte de funcionarios del Sebin, en el año 2015, fueron recluidos en las cárceles de La Pica en Monagas, Santa Ana en Táchira y Ramo Verde en Caracas, debieron ser liberados, pero, sorpresivamente, quedaron detenidos.

En  junio del 2018, los oficiales de la Fuerza Aérea, PTte. Petter Alexander Moreno Guevara, piloto aviador militar; PTte. Ricardo José Antich Zapata, piloto aviador militar; PTte. Carlos José Esqueda Martínez, PTte. Henry Javier Salazar Moncada y  PTte. (r) Luis Hernando Lugo Calderón, además de los civiles Pedro Rafael Maury Bolívar, taxista; Jesús Enrique Salazar Mendoza, carpintero, y Luis Rafael Colmenares Pacheco, cajero de banco, fueron trasladados la mañana del martes 20 de junio desde la cárcel de Ramo Verde hasta la sede de la Corte Marcial en Maracay.

Los cinco militares, uno de ellos retirado, y los tres civiles, acusados de participar en el llamado Golpe Azul, decidieron apegarse al procedimiento de admisión de los hechos que establece el Código Orgánico Procesal Penal, con el propósito de obtener el beneficio de la inmediata reducción a un tercio o a la mitad de la pena, que el Tribunal segundo de juicio accidental militar del estado Aragua debió aplicar, tal y como lo establece el artículo 367 del COPP.

De acuerdo con la explicación del coordinador regional de Foro Penal en Aragua, Dimas Rivas, la admisión de los hechos es una herramienta útil al imputado, que le sirve para negociar legalmente la rebaja de su pena; serviría para darle fin al procedimiento por razón de una sentencia condenatoria, la economía procesal y/o el resarcimiento a la víctima del daño causado.

Lee también
Maracayeros mueren de sed mientras 5 millones de litros de agua se utilizan en un parque acuático (y II)

Sin embargo, el tribunal militar, a cargo del juez, Cnel. José Olivo Fernández Ruiz, presidente del Circuito judicial penal militar del estado Aragua, decidió sentenciarlos, condenarlos y mantenerlos privados de libertad, mientras se llevaba a cabo una segunda fase, que sería la de remitir la causa al tribunal de ejecución.

Mientras tanto, los acusados son impuestos de nuevas penas de prisión a las que debían restarle los tres años y cuatro meses que ya llevaban detenidos desde el 12 de febrero de 2015. Al oficial Luis Lugo condenado a cuatro años, nueve meses y 10 días de prisión, le faltaba por cumplir un año, cinco meses y 10 días; a Petter Moreno, sentenciado a cuatro años y siete meses de cárcel, le faltaba por cumplir un año, cinco meses y 10 días de prisión; a Ricardo Antich, con cuatro años y nueve meses de pena, le faltaba por cumplir un año y cinco meses; a Carlos Esqueda, condenado a cinco años, nueve meses y 10 días de prisión, le faltaba por cumplir dos años, cinco meses y 10 días y a Henry Salazar, condenado a cinco años, 11 meses y 10 días, le faltaban un año y cinco meses de prisión.

Durante las excarcelaciones que realizó la llamada Comisión de la Verdad, el 13 de junio de 2018 fueron liberados el taxista Pedro Maury,  Luis Colmenares y  Jesús Salazar; los tres civiles que habían sido implicados en el caso.

El tribunal de ejecución debía  evaluar  y decidir sobre la sentencia y determinar si los acusados quedaban en libertad o no, considerando que la mayoría de los imputados llevaban más de tres años encarcelados y otros ya habían excedido el tiempo de la pena. El tribunal de ejecución debió  computar la redención de la pena por el trabajo y el estudio, conforme a lo establecido en el artículo 507 del COPP, que consiste en descontar la pena, a razón de un día de reclusión por cada dos días de trabajo o de estudio, para el caso de personas condenadas o sujetas a penas.

Lee también
Con sorpresa y malestar recibieron conductores segundo aumento de peajes en Carabobo

De allí que este 11 de octubre, cuatro de los cinco militares quedan excarcelados. Henry Salazar Moncada deberá salir en libertad en los próximos días. Es quien posee la pena mayor. Se desconoce si los oficiales han sido impuestos de algunas medidas de restricción, como prohibición de salida del país o de declarar a la prensa.

Fotos: Cortesía


Participa en la conversación