Desde tempranas horas la Línea 2 del sistema Metro de Caracas presentó problemas, en principio, por una tubería rota. Luego el presunto robo de cables dejó sin energía tres estaciones.

Caracas. Un regreso de terror a sus casas vivieron los caraqueños que usan la línea 2 del Metro de Caracas, luego de que esta —en plena hora de retorno a los hogares— presentara una falla eléctrica que provocó el cierre de las estaciones: Teatros, Maternidad, Capuchinos y Capitolio.

En horas de la mañana también hubo una falla en la estación El Silencio, porque una tubería de agua se reventó en el pasillo de la transferencia, lo que obligó a cerrar esta estación y la de Artigas. Pero luego fue toda la línea.

Según fuentes del Metro, en la tarde hubo un robo de cables tipo circuito A-8, de la subestación eléctrica de El Paraíso, motivo por el cual dejaron de funcionar en la estación Capuchinos las bombas de achique, lo que generó una inundación debido a que ahí hay un manantial subterráneo.

El Metro no informó a los usuarios, y en la hora pico la situación se volvió tensa, pues los pasajeros salieron a la superficie y no consiguieron camionetas. Ríos de gente caminaban de El Silencio a La Paz y a lo largo de la Avenida San Martín.

Colapso de transporte publico San Martin, Capitolio, Capuchino
Con resignación y miedo la gente caminó hasta La Paz.

Aunque en la estación Teatros se anunciaba que había unidades del Metrobus habilitadas para el traslado, era imposible ubicar dónde estaban. Luego de caminar en círculos, la gente descubría que no había unidades y que algunas pocas llegaban a la estación El Silencio.

La mayoría, ante la falta de unidades terrestres, no tuvo otra opción que caminar el largo trecho.

En Capitolio, a las 5:00 p. m., la cantidad de personas era descomunal y se hacía patente la falta de transporte. Pocas, muy pocas camionetas se veían recogiendo pasajeros y las que pasaban cobraban entre Bs. 1000 y Bs. 1500 e incluso cuando comenzó a oscurecer la tarifa subió a Bs. 2000; pero esto no era impedimento para que a empujones y, hasta a golpes, los caraqueños que viven en el oeste trataran de abordar las unidades.

Colapso de transporte publico San Martin, Capitolio, Capuchino
Colgando en las puertas la gente pagó hasta Bs. 1500 para llegar a su casa.

Las camioneticas que prestaban servicio prefirieron hacer la ruta hacia El Paraíso y Caricuao por la autopista, por lo que los choferes trataban de impedir que las personas se quedaran colgando en las puertas, aunque no lo lograban.

Personas de 70 y 80 años caminaban como alma en pena a lo largo de la avenida San Martín, mientras algunos niños lloraban porque ya no querían caminar más, sus padres los convencían comprándoles un helado Chupi.

Colapso de transporte publico San Martin, Capitolio, Capuchino
Las personas de la tercera edad y los niños fueron los más afectados.

Filas de gente, la mayoría de muy mal humor, caminaban al no poder abordar las pocas camionetas que pasaban con pasajeros guindando casi que en las ventanas.

Los habitantes de Antímano, Carapita y El Paraíso hicieron el largo trecho a pie hasta la estación La Paz, donde muchos se negaban a seguir caminando e intentaban tomar una camioneta o un jeep para llegar a su casa. Mientras otros entraban al Metro, pues desde allí comenzaba a prestar servicio la Línea 2 hasta Caricuao, Zoológico y Los Teques.

Lee también
Buscaracas: El hijo perdido del Metro que da más pérdidas que ganancias (y IV)

Dentro del sistema subterráneo la gente se quejaba por la falta de aire, la suspensión del servicio y por la caminata.

Otro grupo de personas que caminó desde la estación Teatros hasta La Plaza Madariaga tomó buses para terminar de llegar a sus hogares.

Aun a las 8:30 p. m. las paradas en los alrededores de Capitolio, en pleno centro de Caracas, estaban repletas de pasajeros que amenazaban con quemar las camionetas que no prestaran servicio.

Colapso de transporte publico San Martin, Capitolio, Capuchino
La gente se quejaba de la falta de camionetas. 

A esa hora llegaron los cuerpos de seguridad con la jaulas donde pretendían trasladar a quienes todavía estaban en las paradas, lo que aumentó la tensión.

Más temprano se reportó que algunos camiones trasladaban pasajeros como ganado entre barandas.

Con información de Francisco Bruzco

Fotos: Francisco Bruzco @bruzco1



Participa en la conversación