Desde junio de 2017 no son despachados los medicamentos para atender a más de 8000 pacientes con el virus de la inmunodeficiencia humana en la entidad Carabobeña.

Valencia. La falta de antirretrovirales —tratamiento para VIH— en el estado Carabobo ya empieza a cobrar víctimas mortales. Desde el 3 de enero de 2018 han fallecido unas 43 personas, de las cuales dos son niños. Uno de un año de edad y otro de 3.

Esta situación pone en alarma y desespero a los que se mantienen batallando con el virus y que desde junio de 2017 no reciben tratamiento. Coralia Olivares tiene 14 años con la enfermedad, en medio de la preocupación y el llanto reflexiona y dice que el estrés y la preocupación le empeoran el sistema inmunológico. No obstante, la idea de que pueda fallecer por no cumplir con el tratamiento es un pensamiento que la ronda a diario.

En medio de una protesta que se llevó a cabo este miércoles en la sede de Insalud —ente adscrito a la Gobernación de Carabobo y que se encarga de la distribución de estos medicamentos en la entidad— Coralia rompió en llanto y pidió “queremos medicinas, no queremos morir. Señor Presidente Maduro, usted que dice apoyar a las mujeres tenga compasión y compre las medicinas”. En medio de la angustia vociferó que ya muchos de sus conocidos que padecían la enfermedad han fallecido y otros comienzan a mostrar señales de desmejoras de salud.

El presidente de la Fundación Manos Amigas Por la Vida (Mavid), Eduardo Franco, informó que esperan que lleguen dos medicamentos de la gama de 23 que son necesarios para atender a los 8500 pacientes con VIH que se encuentran en la entidad carabobeña, esa cifra dejaría por fuera a 90 % de los enfermos sin esquema de tratamiento.

Zulima Sebriant, que también padece la enfermedad desde hace cuatro años, manifestó que ante la falta de medicamentos que son de alto costo y que el Estado venezolano tiene la responsabilidad de entregar a los pacientes, ha optado por consumir medicamentos naturistas que la ayuden a mantener en orden su sistema inmunológico. “Yo sé que no es lo mismo que los antirretrovirales pero me hace pensar que me hacen bien”, dijo la mujer mientras guardó un silencio que se envolvió en llanto para decir  “no quiero morir”.

Lee también
“No tenemos tiempo, ministro López, nos estamos muriendo”

La falta de medicamentos para atender a estos pacientes no le dejan otra alternativa a los galenos que enviar a los enfermos a sus casas. “Ni en el Hospital de Carabobo ni en el Hospital Central los están atendiendo, los están mandando a sus casa para que se mueran”, denunció el presidente de Mavid.

También refirió que el drama de las embarazadas es aún más lamentable, pues las están dejando parir, lo que puede ocasionar que el bebé se infecte. Recordó que en Carabobo habían logrado que 850 niños con madres con condición de VIH nacieran sanos con una cesárea programada. “Ahora lo que hacen es pelotear a las mujeres que tienen un embarazo controlado y al final las dejan dar a luz”.

Otra situación que preocupa a Franco es que los laboratorio no cuentan con los reactivos necesarios para realizar la prueba Elisa que confirma el virus en los pacientes, por ello no pueden tener una estadística de la población real que padece VIH.

Foto: Leomara Cárdenas


Participa en la conversación