Familiares de víctimas en masacre de Petare desmienten nexos con banda del Wileisy

las faes | petare

Siete personas fueron asesinadas el lunes 7 de octubre en el barrio José Félix Ribas durante un operativo de las FAES y Polisucre. Hasta el momento tres han sido identificadas por sus parientes. 

Caracas. Familiares de las víctimas de la masacre en el barrio José Félix Ribas de Petare denuncian patrones semejantes. Los jóvenes regresaban a su casa cuando fueron abordados por los funcionarios y después los hallaron muertos en el hospital. 

Así fue el caso de Luis Gerardo Cabello, de 21 años. Sus allegados, quienes por miedo a venganzas pidieron no revelar sus identidades, contaron que a las 4:30 p. m. del lunes 7 de octubre llegaba a su vivienda, en la zona 9, después de llevar a su novia, quien vive en la zona 6. 

Esa tarde hubo un operativo conjunto de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y la Policía del municipio Sucre. Según reportes policiales, siete personas fallecieron por resistirse a las autoridades, todas presuntamente integrantes de la banda del Wileisy y solicitados por distintos delitos. 

Extraoficialmente, se conoció que decomisaron cuatro armas de fuego, entre ellas una escopeta. El despliegue fue por las Fechas Patrias y por La Bombilla.

Luis fue detenido y su familia lo encontró muerto en el hospital Domingo Luciani, luego de acudir a dos hospitales previamente y no obtener noticias de él. 

Sus parientes descartan que se haya enfrentado a las autoridades, como alegan los funcinarios. El hermano de la víctima, de 18 años, resultó herido.

Vecinos de la zona contaron que hasta la tarde del miércoles 9 de octubre hubo presencia policial con tanquetas circulando por los sectores. Y aunque no está confirmado, algunos habitantes temen que se genere un toque de queda por parte del líder de la banda, conocido como Wileisy, para demostrar a los policías quien manda en la zona. 

Niegan enfrentamiento

Otra víctima identificada por sus parientes fue Gerard Vladimir Torrealba Pinto, de 26 años. La versión que dieron desde la morgue de Bello Monte fue que el joven llegaba del trabajo, a las 4:30 p. m., y quedó atrapado en la línea de fuego

Herido, fue traslado al hospital Domingo Luciani, donde murió. Dejó a tres hijos huérfanos y era técnico de computadoras. 

Aseguraron que no se enfrentó a los funcionarios y que tampoco era miembro de la banda del Wileisy. Estuvo detenido a sus 19 años por robo, pero al salir comenzó a estudiar.

Kayber David Landaeta Villegas, de 18 años, es otro de los asesinados durante el operativo. Su papá, Néstor Landaeta, negó que él perteneciera a la banda del Wileisy.

Cuando lo mataron se encontraba en casa de un amigo, a donde ingresaron los efectivos y le dispararon. Ayudaba a su padre en labores de herrería. 

Lee también
Tarde de terror sembraron los efectivos del FAES en el barrio José Félix Ribas de Petare

Las FAES y Polisucre lideraron un operativo desde la noche del 23 de enero de 2019 que atemorizó a los vecinos. Protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro dieron pie a un despliegue policial en el que asesinaron a Yoendry Fernández y Jhonny Marcano, presuntamente miembros de la banda del Wileisy. 

En aquella oportunidad los vecinos aseguraron que la presencia policial se mantuvo durante varios días y que los funcionarios ingresaban a las viviendas a la fuerza, y se llevaban detenidos a jóvenes que veían en la calle. 


Participa en la conversación