Familiares denuncian muerte de más de 20 neonatos y directiva del hospital Razetti lo niega

Padres de recién nacidos y familiares de parturientas denunciaron que, hasta el pasado martes, alrededor de 20 neonatos han fallecido en el Hospital Luis Razetti, el más importante de Anzoátegui. Defensores de los DD. HH. aseguran que durante el presente año más de 600 bebés han muerto en este centro asistencial por factores como contaminación y deficiencias de la infraestructura. La directiva del centro de salud niega tales muertes y sostiene que llamados buscan crear zozobra.

Barcelona. La muerte de 20 neonatos a causa de una bacteria en el área de obstetricia del hospital Luis Razetti de Barcelona, estado Anzoátegui, ha desatado una avalancha de declaraciones que alcanzaron su clímax este viernes cuando su directora, Tibisay Triana, calificó de falsos los señalamientos, dando al traste con las denuncias realizadas hasta por los padres de los recién nacidos.

Según afirmaciones de madres como Jay Pereira, hasta la tarde del pasado martes, esa era la cantidad de infantes fallecidos en el principal centro asistencial de la entidad, e indicó que, desde su llegada al hospital, más de 100 bebés han perdido la vida a causa del mal estado de la sala de observación materna y del retén de recién nacidos.

Daños en las incubadoras, una infraestructura inadecuada, falta de aire acondicionado y escasez de medicinas, aseguran los padres, forman un caldo de cultivo para que la mayoría de los menores fallezca.

Necesitamos que alguien nos preste atención porque ya no aguantamos más, hay muchos bebés muertos”, sostuvo Pereira.

Con la voz entrecortada y las lágrimas a punto de caer, Mirna Vásquez, madre de una pequeña, sostuvo que en el examen realizado a su hija esta dio positivo a la bacteria Escherichia coli, y comenta que a todos los bebés que se encontraban en el área de terapia intensiva se les realizaron exámenes particulares que arrojaron el mismo diagnóstico.

Nunca le faltó un medicamento, nosotros le compramos todo y aun así me beba se fue”, fue lo único que alcanzó a decir Vázquez.

A raíz de la situación, el abogado José Santoyo, defensor de derechos humanos en la entidad, refirió que según informes que le han dado y denuncias que ha recabado de diversos grupos de padres, durante 2018 han fallecido alrededor de 680 recién nacidos en el centro de salud anzoatiguense, 70 de ellos tan solo en noviembre pasado.

“Cómo es posible que en 24 horas mueran 19 neonatos en cuidados intensivos. Estamos hablando de pequeños seres humanos que desde que nacen están luchando por sus vidas y necesitan mayor atención. Algunos de los padres me informaron que en una de las habitaciones de cuidados intensivos está un aire acondicionado al que tienen que colocarle baldes porque destila agua y ha dejado de enfriar, lo que hace propicio el ambiente para la generación de bacterias que también ponen en riesgo la vida de los bebés”, informó el jurista.

Santoyo exigió, con carácter de urgencia, al Ministerio Público emprender una investigación sobre las muertes de neonatos en el hospital y que revisen los registros de fallecimientos para corroborar las denuncias de los padres.

“Es impostergable que se declare la emergencia en el hospital Razetti. Los médicos y enfermeras han protestado reiteradamente por esta situación. Yo mismo he denunciado desde principios de año la situación de insalubridad, carencia de insumos y falta de personal que afecta a este centro de salud que atiende pacientes de todo el oriente del país, pero el régimen demuestra que no le importa la vida de nuestra gente”, dijo.

Falsas estimaciones

En rueda de prensa celebrada en la dirección del hospital, la directora del Luis Razetti, Tibisay Triana, aseguró que en lo que va de año han atendido 5.531 nacimientos vivos, de los cuales 90 % ha regresado a casa con sus madres inmediatamente. El 10 % restante lo atribuyó a ingresos por diversas patologías en el recinto asistencial.

Con mucha responsabilidad y seriedad, como directora de este centro hospitalario que hoy atiende prácticamente al oriente del país, quiero aclarar a la población que todo lo que se ha difundido respecto a muertes neonatales carece de veracidad. Se ha manipulado la información y diariamente enviamos nuestras estadísticas al Ministerio de Salud. Hemos hecho un esfuerzo inmenso por controlar estos fallecimientos”, señaló.

Aunque no reconoció los 70 muertos referidos por Santoyo, Triana indicó que en noviembre pasado fallecieron 50 niños en el referido centro asistencial, y dejó claro que los más de 600 decesos de menores son cifras falsas que buscan crear zozobra en la colectividad.

Triana atribuyó la muerte de los infantes durante el mes pasado a causas como desnutrición y falta de control en los embarazos por parte de las madres debido a la crisis económica y social.

Mientras la directora del hospital señala que las muertes no son de la magnitud que se comenta, familiares de las parturientas señalan que la directiva del hospital no hace nada por detenerlas y lo único que les dicen es lo siguiente: “Estamos trabajando para concretar un canal de información para dar a conocer las acciones a tomar sobre el caso”.

“Tengo una sobrina que casi tuvo sufrimiento fetal por culpa de todo el deterioro que hay en el lugar, por el que tienes que pasar si no cuentas con dólares para gastar en una clínica… Ayer (jueves) nos enteramos que amenazaron al personal para que no dé ni diga las causas de las muertes de los niños”, sostuvo un familiar de una parturienta recluida en el hospital que pidió no ser identificado.

Tras asumir Antonio Barreto Sira la Gobernación de Anzoátegui,  el hospital Razetti es un verdadero centro del desconcierto. Trabajadores sostienen que parte de la nómina del centro de salud pasó a formar parte del Ministerio de Sanidad e inclusive denunciaron que tanto médicos y enfermeras fueron conminados a entregar cuentas a una especie de dirección paralela en manos de un militar, del que muchos saben de su existencia, pero no conocen su nombre y apellido.

“Esto es inaudito, nosotros no estamos obligados a rendirle cuentas a ningún militar, esto no es un cuartel, médicos y enfermeras no están en la obligación de rendirle cuentas a ningún uniformado, tenemos nuestras autoridades administrativas”, señaló la presidente del colegio de enfermería del estado Zuleida Cuibas.

Las muertes de neonatos no son nuevas en el Razetti y hasta el presidente del Consejo Legislativo Estadal, Pablo Cariaco, pidió se levante una investigación sobre el tema.

Fotos: Cortesía


Participa en la conversación