En el Zulia solo 950.000 zulianos comen tres veces al día. 1 millón 600 mil come dos veces al día y más de 1 millón 150 mil come una sola vez al día.

Maracaibo. Ángel Barboza, de 30 años, lleva 13 en la calle. Le falta una pierna pero la sustituye con un palo para poder moverse. Él pide en la sucursal de una entidad financiera de la ciudad. Dice con claridad que “la necesidad lo obliga”. Desde que perdió su miembro inferior no le dan trabajo, a veces vende chicles, pero la mayoría del tiempo “la situación se aprieta” y se come el capital. Al día puede hacer tres o cuatro mil bolívares, dinero que según el precio de la harina y del arroz en la región no le alcanza para nada, por eso prefiere pedir en los supermercados “finos” de Maracaibo.

Vive con su mujer en Los Cortijos, uno de los sectores más empobrecidos del municipio San Francisco. El rancho lo comparte con su madre, su hermana y sus tres sobrinos, además de cuatro hermanos más menores de edad. Todos llegan a Maracaibo cada día después de las 12:00 m. Se dividen para pedir limosna o comida y al final de la jornada juntan todo para poder comprar sus alimentos.

“En la noche nos vamos caminando para el centro, ahí agarramos carrito de La Polar hasta Funda Barrio, pero si no hacemos nada nos quedamos y dormimos en la calle”, contó.

Paola Fernández es su hermana. Tiene 24 años y tres niños. Los deja en la casa mientras ella pide: “yo vengo cuando no tengo nada en la casa”. Confesó que sus hijos comen “a veces” y por eso están desnutridos. La joven contó que hasta mediados del 2016 trabajaba limpiando casas: “me botaron porque no me podían pagar”.

Lee también
Agropecuarios de Táchira limitan distribución de hortalizas a la Gran Caracas

Conmovida y consiente de la situación, Paola argumentó: “Tengo que salir a pedir porque uno aguanta, pero ellos no. Mi esposo me dejó, a veces me ayuda pero no me alcanza”.

Yajaira Rivas, es su cuñada. La excocinera del programa de alimentación escolar, de 40 años, espera otro hijo. Sentada en la acera de la avenida principal de Cecilio Acosta declaró: ”La situación está muy brava, ahorita no se encuentra qué hacer. Busqué en casa de familia y nada. Antes trabajaba en una escuela en Cabimas rellenando panes para darle a los estudiantes pero me botaron”.

A diferencia de los demás, a Yajaira le da pena pedir, esto es nuevo para ella porque hasta hace cinco meses su marido le llevaba la comida a casa. “Me vengo con él a pedir, pero me da pena”.

La familia solo come una o dos veces al día. “Hacemos espaguetis con mantequilla, o arepa sola. En la noche pedimos en los perrocalenteros y nos dan pan, sino nos acostamos sin comer”, relató la mujer con apenas dos meses de gestación.

Según cifras extraoficiales, el estado Zulia registra un aproximado de 225 niños muertos por desnutrición en 2016. Mientras que hospitales y maternidades como El Chiquinquirá y Armando Castillo Plaza registran un aproximado de 60 niños hospitalizados por desnutrición más otras complicaciones, como neumonía.

Yajaira contó que ha pasado dos días sin comer. “Cuando no como, me dan ganas de vomitar y mucho dolor de cabeza”. Reflexiona y admite que fue una irresponsabilidad salir en estado, sin embargo, está segura de que debe luchar por el que será su hijo número 11. “Ahora me toca echar pa’lante. No puedo botarlo, porque eso es un crimen. Yo tengo 10 hijos más, unos en Cabimas y unos en Valencia pero ya son grandes. La menor tiene 12 años y está con su papá”.

Lee también
En Santa Rosalía pintan un mural en honor a exgrandeliga

Números rojos

En el estado Zulia, el Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD), aportó que solo 950.000 zulianos comen tres veces al día, mientras que 1 millón 600 mil dice que come dos veces al día y más de 1 millón 150 mil come una sola vez al día. Es decir, que la cantidad de personas que comen menos de dos veces al día se incrementó y esto, a su vez, disparó las posibilidades de muerte por desnutrición e inanición.

Foto: Mariela Nava



Participa en la conversación