El alto mando militar no solo prepara la custodia de los centros de votación, sino que tendrá un papel significativo en impedir o acatar el cambio político que se produzca el 15 de octubre. En el PSUV admiten que la abstención del chavismo afecta una eventual victoria, por lo que Istúriz insta a reforzar la movilización.

Caracas. Hubo un tiempo, si lo hubo, en que los militares guardaban la forma cuando apoyaban a candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Ahora, en estas regionales, la relación es abierta y determinó la posición de parcialidad de la Fuerza Armada en la campaña y será clave para saber qué pasará luego del 16 de octubre, cuando el mapa cambie o, producto de la intervención castrense, se mantenga.

A diferencia de los abanderados de oposición o independientes, el oficialismo usa carros de la Fuerza Armada Nacional, recibe el abrazo de los comandantes de las Zonas de Defensa Integral, y cuenta con otro dispositivo para transmitir los actos en los estados: la Brigada de Comunicaciones Audiovisuales del Ejercito (Bricoma). VTV puso los camarógrafos y Bricoma los equipos para la cobertura de la campaña, en particular, de los cierres en las capitales de los 23 estados.

Marco Torres durante un recorrido en la campaña por la gobernación de Aragua.

Bricoma fue creada en 2012, según resolución de Ministerio de la Defensa, en honor al “4 de Febrero, Día de la Dignidad” y luego de que el Ejército desactivara la 34 Brigada de Comunicaciones Tácticas y repartiera sus batallones entre las Regiones Estratégicas de Defensa Integral del Comando Estratégico Operacional (CEO).

La unidad militar está adscrita a la Dirección Conjunta de Comunicaciones de la FANB y del CEO. El Departamento de Soporte Técnico cuenta con ocho Unidades Móviles de Televisión. En la cuenta de Twitter (@BRICOMA_4F) explica cuál es su fin: “En apoyo al SiBCI y a la Gestión Comunicacional de la FANB”.

Los datos:

¿Parada político-militar?

La intromisión de los militares en las elecciones regionales pudiera resultar una irregularidad más, pero se trata de un delito electoral, según Control Ciudadano y Transparencia Venezuela, por cuanto la Constitución (artículo 328) prohíbe a la FANB estar al servicio de proyectos políticos; e impide el uso de fondos públicos en la campaña (artículo 67); así como obliga al Poder Electoral (artículo 293) a vigilar para que no ocurra. Sin embargo, bajo el argumento de la paz, la FANB o el alto mando militar trabaja para que el oficialismo no pierda espacios en los estados y, por ello, es la sinergia con los 23 candidatos del PSUV.

¿Evidencias?

La Comandancia de Zodi-Aragua no solo recibió al aspirante, el general activo Rodolfo Marco Torres, sino que durante el almuerzo, con toda la oficialidad, le ofreció el apoyo de la FANB a su candidatura quienes se traslada en carros Tiuna cuando este hace campaña en el estado central.

La otra prueba de como la Fuerza Armada está al servicio de un proyecto político —o pretende mantener a Nicolás Maduro hasta 2018— fue el acto en predios de Fuerte el 9 de octubre. En contraste con los 22 comicios efectuados en los últimos 20 años, no se hizo un acto administrativo entre el Poder Electoral y el poder militar para activar el Plan República. En su lugar, se hizo una parada militar.

El paseo Los Próceres, los oficiales y soldados del Ejército y la Guardia Nacional, agentes de la Policía Nacional Bolivariana y personal del CNE y FANB mostraron los equipos electorales que iban a ser llevados a los 13.559 centros de votación. Antes bastaba una foto en la sede del Poder Electoral con el responsable del Plan República.

Salgan confiados a votar porque la FANB saldrá a garantizar la paz. Estoy seguro, como ciudadano y soldado, que el lunes 16 Venezuela amanecerá en armonía”, prometió el general en jefe, ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

Lee también
Gobierno autorizó más plata adicional al CNE

El dato

15 de octubre. La FANB y Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz activarán “los cuadrantes de paz” alrededor de los 13.559 centros de votación. El CNE, el Ceofanb, el Ministerio Público, Corporelec, Cantv y la Defensoría del Pueblo tendrán plan especial. MIJP desplegará 143.000 policias.

¿Cuál fue el fin de hacer una parada militar? ¿Intimidar? ¿O enviar un mensaje a los candidatos oficialistas de que harán que la “victoria” sea respetada y acatada?

Ya el gobernador de Táchira, José Vielma Mora, lo advirtió: Si gana una mujer [en alusión a la aspirante de Acción Democrática, Lady Gómez], la FANB, ni la PNB, ni policía regional recibirán sus órdenes.

Vielma Mora develó, pues, cuál será la estrategia de los militares a partir del 16-Oct si el mapa amanece azul. Si el PSUV pierde las 20 gobernaciones que mantiene, por ahora, procederán con: desconocer los mandatarios electos y que las unidades militares sirvan de contrapeso, en virtud de que Miraflores carece de recursos para, por ejemplo, replicar CorpoMiranda o CorpoLara en las entidades con nuevas autoridades civiles. Las regionales no implican que Maduro pierda poder porque, a través del Poder Judicial, mantiene el control institucional del país, solo que estará debilitado de cara a las presidenciales en 2018, admiten en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

¿Victoria, victoria?

La Sala Situacional del PSUV maneja encuestas que condicionan el triunfo rojo a la participación de la militancia de los 9 partidos que los apoyan, al “voto organizado” (maquinaria) y que, del propio seno del chavismo, no se produzca el voto castigo debido a la crisis económica y social.

Sondeos registran que la abstención dentro del chavismo puede ser superior a 60 %, así que los comandos trabajan en la movilización, en el uso de unidades —un total de 17.000 carros y buses— para revertir la derrota.

“La victoria depende de la movilización. No quito competencia a contrincantes. La victoria está en manos de usted. De 1×10. Los candidatos hicimos nuestro trabajo”, admitió el aspirante a la reelección en Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz (11 de octubre).

Entre los aliados, al Partido Comunista de Venezuela y Patria Para Todos les preocupan los resultados del 15-Oct. La dirigencia espera que conserven los estados y que incluso puedan alzarse en Miranda porque en el PSUV consideran que es estratégico ganar allí: 1) Desmontan el poder de Henrique Capriles Radonski y Primero Justicia; y 2) Demostrar que tienen una fuerza electoral que les permita ir a una eventual negociación en República Dominicana en otras condiciones, en lugar de ir derrotados.

En el PSUV, PCV y PPT se adjudican los estados del eje llanero: Apure, Guarico, Barinas y Portuguesa, aunque reconocen que la votación podría ser cerrada.

En el caso de Apure, el PCV mandó a votar en contra del PSUV. ¿Por qué? No respaldan la reelección de Ramón Carrizales, por considerar que ha perseguido a la dirigencia comunista, que no garantiza la continuidad, ni la profundidad de la revolución, afirmó el secretario de Propaganda comunista, Oswaldo Ramos.

El Gallo Rojo apuesta a tener, por primera vez, un gobernador comunista en Venezuela. En este caso, Víctor Castillo, un cantante de música folclórica, que se convirtió en la piedra en el zapato de Carrizales.

Si Vitico Castillo destrona a Carrizales, la secretaria de organización de PPT, Ilenia Medina, no se aflige, a pesar de no ser del PSUV: “No se pierde. Es de la revolución”.

El oficialismo ve seguro una victoria en Yaracuy, Portuguesa, Mérida y Barinas, pero que tendrán la pelea en el resto porque, si bien cree que la maquinaria tiene el control, a su lado tiene adversarios, ideológicamente afines, que luchan por sacarlos del juego.

El partido de los disidentes, Unidad Política Popular 89 (UPP89) postuló a 19 candidatos, provenientes del seno del PSUV, que le hacen peso y buscan captar 17 % de los electores que se califican de “revolucionarios chavistas”.

En Portuguesa, la exgobernadora y exdirigente pesuvista, Antonia Muñoz, anda molesta porque la dejaron fuera de la contienda. “Eso no se hace”, le reclamó a Maduro sin mencionarlo.

Aunque Diosdado Cabello canta victoria, la realidad indica lo contrario. “Pese a todas las triquiñuelas, habrá una participación de 80 %. La campaña que busca generar desesperanza fracasó. La gente está clara, enfocada y apuesta por un cambio. Cero abstención. Maduro nos llevó a la hiperinflación y el pueblo tiene que cobrárselo por medio del voto”, vaticinó el diputado de Un Nuevo Tiempo, Carlos Valero.

Ante este escenario, surgieron una serie de cambios en el plan para evitar el triunfo de la Unidad Democrática:

  • De 76 subió a 200 el número de centros que, a última hora, fueron trasladados a otros lugares, bajo el pretexto de que hubo violencia entre abril y agosto de 2017. En total, 16 estados.
Lee también
Denuncian que CNE reubicó más de 200 centros de votación

Al revisar el Registro Electoral, Jen Donacimento, pudo comprobar que no es miembro de mesa porque su centro de votación fue eliminado. El hecho es la última maniobra del oficialismo para restarle votos a la oposición, en 16 estados, y por ende que salgan favorecidos sus candidatos por dos vías: por abstención de los opositores ante el miedo de acudir a centros que estarían en “zonas rojas”, no por la tilde política, sino por la inseguridad: y dos, que no asistan los testigos y miembros, cuya misión es vigilar los votos y custodiar las actas.

  • Los comandos y el PSUV ordenaron tener el control de los testigos y miembros de mesa, y por ello, los aliados quedaron solo para hacer campaña, pero sin acceso a los centros de votación. El reclamo de este tema fue hecho a Maduro y el PSUV en cartas del PCV y de conversaciones de PPT.
  • No permitir las sustituciones de candidatos de la MUD para así lograr votos nulos y, en esa medida, que sus fichas puedan salir favorecidas.
  • En comparación con las campañas anteriores, el comando nacional resolvió varias estrategias, como:

A) Que Maduro no levantara el brazo a ningún candidato. Solo la aspirante a la reelección en Monagas, Yelitza Santaella, se declaró “candidata de Maduro”. El Presidente no recorrió el país; en su lugar, estuvo Diosdado Cabello.

B) Quitarle el manto ideológico a esta fase y, en consecuencia, no se habla de revolución, de socialismo.

C) No hay un mensaje único en los slogan. Antes se definían como “candidatos de Chávez, del pueblo”, pero ahora, por ejemplo, Francisco Arias Cárdenas usó el lema “Seguimos con vos” en Zulia; Istúriz, “vota por el profe”, y no su nombre completo: Víctor Clark habla del “Falcón que somos al Falcón que seremos y queremos”.

D) En una reunión en Miraflores, Maduro asignó 89 millardos de Bolivares a 16 estados, que luego fue anunciado por los candidatos cómo se usarían ignorando que la responsabilidad, legal y administrativa, de cómo iba esa inversión correspondía a los gobernadores, electos hace 5 años.

A escasas horas de los comicios regionales, las interrogantes no cesan: ¿Podrá el PSUV mantener los 20 estados? ¿Quedará con 8 gobernaciones?, ¿Qué harán los militares si cambia el mapa político?

Fotos: AVN



Participa en la conversación