El integrante de la delegación opositora en las mesas de negociación con el Gobierno reveló a Crónica.Uno que las partes crearon una comisión de trabajo para frenar la revalidación de la MUD, PJ, AD, VP y Puente. Afirmó que ante el desmentido de Jorge Rodríguez a las acusaciones de Néstor Reverol, la oposición solo espera por la agenda de los cancilleres para sentarse de nuevo.

Caracas. Las negociaciones en República Dominicana entre el Gobierno y la oposición atravesaron esta semana su peor momento luego de que Néstor Reverol, ministro del Interior destituido en 2017 por la Asamblea Nacional (AN), afirmara que la captura del piloto Óscar Pérez y su grupo insurgente se dio gracias a “información suministrada por dirigentes de la oposición en el marco del diálogo por la paz”.

En respuesta, la oposición declinó participar en la reunión prevista para el pasado jueves. Mediante un comunicado público y una carta al presidente del país anfitrión, Danilo Medina, realizó tres exigencias para volver a sentarse en la mesa: que el gobierno de Maduro se retractara de lo dicho por Reverol, que todos los cancilleres estén presentes en el siguiente encuentro y que el gobierno venezolano destrabe los nudos de la discusión.

La noche del 18 de enero, en una sucesión de declaraciones del canciller de Dominicana, Miguel Vargas, el expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero y del jefe de la delegación del gobierno, Jorge Rodríguez, las tres exigencias parecieron tener garantías.

Vargas dijo que se convino con todos los actores en la pronta fijación de una nueva fecha para retomar las conversaciones, con la asistencia de todos. Rodríguez Zapatero admitió que “el Gobierno es quien tiene más que ceder”. Y Jorge Rodríguez dijo con notable pesar que “la infidencia [sobre la ubicación de Pérez] no ocurrió en el marco del diálogo de República Dominicana”. Además, la agenda de los cancilleres acompañantes de la oposición (Chile y México) estará más flexible a partir de la próxima semana, luego de la Cumbre Celac-China a realizarse este fin de semana en Santiago.

Y no por inocente, Rodríguez mostró a los medios la portada del papel de trabajo sobre el cual se han dado las discusiones. Dijo que en una reunión realizada este miércoles entre dos representantes del Gobierno y dos de la oposición en el hotel Meliá, “se acercaron posiciones” sobre los dos puntos que aún no habían sido cerrados. Agencias internacionales capturaron en fotografías algunos puntos del documento blandido por el ministro de Maduro: la fijación de una elección presidencial para el segundo semestre del año y la renovación del Poder Electoral con dos rectores progobierno, dos pro oposición y uno independiente.

Lee también
Enrique Márquez: "Acusaciones de Reverol podrían hacerle daño a las negociaciones"

Ese es el contexto en el que el diputado Luis Florido (VP-Lara), integrante de las mesas de negociación, atendió una entrevista telefónica con Crónica.Uno, en la que develó detalles y adelantó lo que estaría por venir.

¿Cómo recibió usted las declaraciones ofrecidas el pasado jueves por Zapatero, Rodríguez y Vargas?

—El primer aspecto a resaltar es que el mismo Zapatero señala que el Gobierno es quien tiene que ceder. Jorge Rodríguez aclaró que en República Dominicana no se habló nada de lo dicho por Reverol y queda claro que Reverol es un mentiroso. El Gobierno tiene que entender que no puede cada quien decir lo que le da la gana. O es serio o no lo es. Otro aspecto es que todos los cancilleres entendieron la posición de la unidad que no solo era mentira lo dicho por Reverol sino que independientemente de lo que haya hecho alguien, toda persona tiene derecho a la vida y a rendirse. Y nosotros rechazamos la forma como el Gobierno está resolviendo esto.

Ustedes obtuvieron respuesta a sus tres exigencias del comunicado del miércoles. La pelota volvió a su cancha: ¿cuándo será la próxima reunión?

—Cuando todas las partes puedan, los cancilleres, las delegaciones, todos. Yo creo que será más hacia el finales del mes de enero. Nosotros exigimos la aclaratoria y el Gobierno aclaró. Nosotros estamos dispuestos a reunirnos. El único requisito es que estén todos los cancilleres y que el Gobierno entienda que para que haya un acuerdo, tiene que ceder, tal como lo expresó Zapatero. Que no aspiren que nosotros vayamos a hacernos un harakiri porque no lo vamos a hacer.

¿El harakiri sería reconocer la Constituyente?

—Exactamente. Todos los integrantes de la delegación hemos sido muy firmes y muy claros, aún por encima de las críticas de aquellos que no están de acuerdo con nada y tampoco proponen nada. Estamos fuertes.

El próximo lunes se reúne nuevamente el Grupo de Lima para tratar la situación de Venezuela ¿La delegación de la oposición estaría esperando lineamientos del Grupo de Lima, o el Grupo de Lima espera lineamientos de la oposición?

—El Grupo de Lima toma sus propias decisiones. Ellos tienen sus representantes en esta mesa de negociaciones que son los cancilleres de Chile y México. Es de suponer que estos cancilleres presentarán su informe sobre cómo ha sido el desarrollo de las conversaciones, los avances y los nudos. Sin haberme reunido ni hablado con ninguno de los cancilleres puedo predecir que el Grupo de Lima va a exigir que alcancemos un acuerdo, porque ellos respaldan este proceso. Al igual que lo respaldan los Estados Unidos, la Unión Europea, pero lo respaldan para que produzca resultados no para que no se llegue a nada.

Zapatero dijo en su declaración que él personalmente no iba a tirar la toalla. ¿La oposición va a tirar la toalla respecto a la vía de la negociación política?

—En la delegación de la oposición todos hemos resistido, todos hemos arriesgado nuestro capital político. Hemos puesto todos los huevos de la cesta en la negociación política. Hoy la crítica que recibimos es por la desesperanza, porque algunos sectores comienzan a especular y porque el gobierno confunde a través de sus mensajes tratando de hacer ver algo oculto cuando en realidad no hay nada oculto.

¿Es cierto que hubo una reunión este miércoles en el Hotel Meliá? ¿De qué se habló?

—Todos los contactos que se tengan que hacer, para lograr el objetivo final los haremos. Ese objetivo no es otro que Venezuela tenga una salida electoral a este desastre con unas elecciones transparentes, con un árbitro confiable, que se abra un canal humanitario pero entendiendo que eso proporciona un alivio temporal que no resuelve la crisis, porque la crisis solo la resuelve un nuevo gobierno. Por eso es importante hacer los contactos que se puedan hacer pero entendiendo siempre que el espacio de negociación es Dominicana.

Delegación opositora durante su participación en la primera ronda de negociaciones realizada el 1 y 2 de diciembre de 2017. Foto cortesía @PresidenciaRD

Jorge Rodríguez no habló de misiones de acompañamiento electoral sino de observación electoral. Eso parece un avance en la dirección planteada por la oposición ¿Qué otros puntos en materia electoral fueron acogidos por el Gobierno? ¿La renovación del CNE por ejemplo?

—El 1° y 2 de diciembre, los cancilleres presentaron un proyecto de acuerdo a las partes. Si el Gobierno aceptara ese proyecto tal y como fue presentado nosotros estaríamos felices. Si ellos están dispuestos a firmar ese proyecto, ¡vamos a hacerlo mañana! El problema es que la propuesta del Gobierno dista mucho de la propuesta de los cancilleres. Esperemos que sea verdad lo que dijo Jorge Rodríguez, que ayer [jueves] por primera vez habló del proyecto de acuerdo presentado por los cancilleres.

Lee también
Cabello, Saab, Lucena y Reverol entre los sancionados por la Unión Europea

El ministro de comunicación de Maduro también advirtió que el Gobierno no iba a detener su agenda política y electoral. ¿Si eso implica seguir adelante con el proceso de revalidación de los partidos, so pena de ser ilegalizados, la oposición seguirá en la mesa?

—Acabamos de solicitar tanto al presidente de Dominicana como a Zapatero y a los cancilleres, los acabamos de alertar del tema de los partidos. Eso se debe detener porque para eso se formó una comisión dentro del proceso, y tengo que revelarlo porque si el Gobierno sigue avanzando en eso estaría traicionando lo que se ha comenzado a conversar.

¿La oposición aceptaría a Zapatero como jefe de una misión de observación electoral?

—Esos son temas que forman parte del debate.

¿La oposición estaría dispuesta a reconocer a la constituyente para dar viabilidad al resto de los puntos del acuerdo?

—No. Ni que nos torturen, no vamos a aceptar la Constituyente.

Foto: Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación