Los seguidores de la coalición manifestaron contra el la crisis y el “fraude electoral” y señalaron que su objetivo es “reorganizar las protestas sin exponer la vida de las personas”.

Caracas. Aunque con una convocatoria poco nutrida, los seguidores del Frente Amplio lograron protestar contra la crisis económica, la corrupción y “el fraude electoral” del 20 de mayo en el municipio Libertador de Caracas, sin que los cuerpos de seguridad los dispersaran, como sucedió durante las manifestaciones de 2017. Nuestro objetivo es reorganizar las protestas sin exponer la vida de las personas, indicó el vocero de la coalición, Nicmer Evans.

A pesar de que las manifestaciones fueron convocadas a las 7:00 a. m., las actividades se iniciaron pasadas las 10:00 a. m. Un pequeño grupo de personas se concentró frente al Sambil de La Candelaria. Aunque al principio funcionarios policiales intentaron impedir la concentración, los manifestantes llegaron hasta el punto de encuentro, donde hablaron a los medios de comunicación. Es lógico que haya temor en la población y que muchos no se movilicen, respondió Evans, sobre la cantidad de manifestantes.

Dirigentes políticos y comunitarios protestaron en La Candelaria. 

En la actividad también estaban el activista comunitario Carlos Julio Rojas y el dirigente de AD, Negal Morales. Queremos convertir esto en una rebelión democrática, pacífica y popular. El único gran éxito de Maduro fue democratizar en el hambre, señaló Rojas.

Los seguidores del Frente Amplio decidieron continuar la protesta en el hospital de niños J. M. de los Ríos, donde otro grupo más nutrido de manifestantes protestaba por la falta de medicamentos en el país. No tienen los insumos que necesita mi bebé y le pido ayuda al Presidente Maduro, indicó Yumirian Romero González, sosteniendo en sus brazos a su hija recién nacida. En el lugar estaban presentes diputados como Dinorah Figuera (PJ) y Winston Flores (VP) y dirigentes políticos como el concejal Jesús Armas (PJ) y el dirigente de Un Nuevo Tiempo (UNT), José Gregorio “Goyo” Graterol.

Lee también
“¡No somos camellos, queremos agua!”, clamaron habitantes de Petare

En el punto dispuesto en el terminal La Bandera de Caracas, otro pequeño grupo de personas, esta vez encabezado por los estudiantes universitarios, protestó contra las condiciones en las que viven los jóvenes venezolanos. Los universitarios recorrieron la edificación y hablaron con pasajeros, conductores y mototaxistas. No tenemos las condiciones para desarrollarnos en el país y la única solución que ofrece este Estado es que los jóvenes crucemos la frontera y no puede ser así, señaló la dirigente estudiantil de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Lustay Franco.

Los estudiantes entregaron un “boleto para quedarse en Venezuela” a quienes hacían colas para comprar un pasaje en La Bandera.
Los jóvenes desplegaron pancartas de protesta en el terminal de La Bandera. 

Fotos: Francisco Bruzco @bruzco1



Participa en la conversación