Compañeros del fisioterapeuta asesinado en Barquisimeto lamentaron la prematura partida del profesional de apenas 30 años.

Caracas- La cancha se enmudeció, la pelota se quedó sin aire y la camisa vinotinto se ensombreció. La muerte a manos del hampa del fisioterapeuta de las selecciones juvenil y absoluta, Jesús Guacarán, se recibió con mucha tristeza y pesar entre jugadores, dirigentes, entrenadores y aficionados del balompié nacional.

Guacarán de 30 años fue asesinado este miércoles en el centro de Barqusimeto cuando salía de una farmacia y tras conocerse la noticia las reacciones no se hicieron esperar. “No hay forma de expresar la inmensa tristeza que me invade, se nos ha ido un ser humano único. Estoy seguro que Dios te recibe con los brazos abiertos porque lo mereces, gran hombre”, escribió en su cuenta Twitter el seleccionador mayor y juvenil Rafael Dudamel, quien trabajó con Guacarán en la eliminatoria a Rusia 2018 y en el Mundial Sub 20 Corea del Sur 2017, donde Venezuela conquistó el subcampeonato.

“Conmovido con esta triste noticia, qué impotencia e indignación. Una vez más la delincuencia se llevó a un gran ser humano”, expresó por la misma vía el capitán del combinado de mayores Tomás Rincón. “Qué dolor e impotencia volver a comprobar que la vida en mi país no vale nada. Gracias por tanto Guaca, siempre te recordaré por la alegría que transmitías”, se leyó en la cuenta de Salomón Rondón.

“Mucho ser humano para tan poca humanidad. Dejaste un legado en los corazones de quienes te conocieron”, manifestó también por la red social del pajarito azul el volante del Deportivo Lara Ricardo Andreutti. Desde la Federación Venezolana de Fútbol, a través de un comunicado, la dirigencia “elevó una plegaria por su eterno descanso y envió sentidas palabras de condolencias a familiares y amigos, en especial a todos los integrantes del cuerpo técnico de las selecciones nacionales”.

La Liga Futve lamentó “profundamente” la “pronta e inesperada partida” de Guacarán y en la Asociación Única de Futbolistas Profesionales de Venezuela se “unieron al dolor que embarga al fútbol nacional”. El ministro del Deporte Pedro Infante no se refirió al deceso, al menos a través de sus redes sociales.

Deja un hijo en camino

Guacarán, quien también trabajó en el Deportivo Lara, nació el 28 de enero de 1988 en Caracas y estaba radicado en Barquisimeto. Allí se casó con una odontóloga de nombre Ángeles.

El fisioterapeuta deja una hermana de nombre María Laura, residenciada en Estados Unidos y un hermano que estaba bajo su cuido. Su madre falleció hace dos años y su padre todavía vive.

En cuanto a su personalidad, el profesional fue descrito como un individuo de muy fácil trato por un exmiembro del departamento de comunicaciones de la Vinotinto. “Coincidí con Jesús (Guacarán) en la selección no mucho tiempo pero me sentí identificado con él. Era de ese tipo de personas con la que te sientes cómodo sin haberlo conocido mucho. Como fisioterapeuta siempre le preguntaba muchas cosas porque también practico deportes y siempre me atendía. Se veía que sabía mucho de su carrera. Era una persona de bien”, recordó apesadumbrado el comunicador.

Foto referencial



Participa en la conversación