La Federación Internacional de Futbolistas Profesionales criticó el fallo del ente rector del balompié criollo en el que justifica el despido de una jugadora embarazada.

Caracas- El gremio internacional de futbolistas profesionales (Fifpro) rechazó la decisión del de la Cámara de Resolución de Disputas de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) que esta semana falló a favor del equipo femenino Flor de Patria en el caso de la jugadora Rayveliz Hernández.

El caso data del año pasado y el conflicto entre las partes se generó cuando Hernández de 24 años se sintió mal en un entrenamiento y al hacerse la prueba de embarazo salió positiva. “Le comuniqué la noticia al gerente deportivo Carlos Araujo, quien se molestó y me dijo que estaba botada. Al día siguiente me pidió que devolviera el uniforme, hasta los zapatos”, explicó en su momento Hernández en declaraciones a Crónica Uno.

La joven desconocía si en el contrato firmado con la institución de Trujillo existía una cláusula que dejaba sin efecto el pacto en caso de gravidez, pero aseguraba tener un arreglo hasta diciembre pasado y buscó asesoría en la Asociación Única de Futbolistas Profesionales (Aufpv) para que el equipo le pagara hasta ese mes.

La escuadra andina alegó que la atleta abandonó el equipo para tener el bebé en su natal Guanare y le comunicó su salida al cuerpo técnico y, por tanto, “incumplió el contrato y el reglamento interno del club”.

Esta semana la FVF determinó que Flor de Patria debía cancelarle a Hernández únicamente los pagos pendientes hasta conocerse el embarazo, pues “es un hecho indubitable que la jugadora al estar en estado de gravidez no podía seguir dando cumplimiento a su contrato, por lo que se considera la relación contractual terminada”.

La decisión generó el rechazo de la Fifpro, que se reúne por asamblea general en Bogotá.

“Fifpro considera que la decisión que ha tomado el tribunal (la Cámara de Resolución de Disputas de la de la Federación Venezolana de Fútbol) sienta un precedente inaceptable para el fútbol femenino”, expresó el sindicato internacional, que además mostró disposición para trabajar en establecer normas y prevenir este tipo de situaciones en el futuro.

El dictamen de la FVF en el caso Hernández va en contra de las leyes venezolanas que ampara a las mujeres en la “dulce espera”, pero también resulta un fallo complicado de rebatir por la conocida autonomía que tienen los triubunales deportivos para solucionar conflictos.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación