El primer mandatario ha aprobado créditos para pagos laborales por 39 billones de bolívares. En el año se han otorgado dos ajustes de salarios y se han entregado bonificaciones.

Caracas. El presidente Nicolás Maduro, bajo el decreto de emergencia, continúa autorizando créditos adicionales sin control del Parlamento, y en lo que va de 2018 ha aprobado operaciones por 50,7 billones de bolívares.

Ese gasto adicional supera en 40 % al presupuesto programado para este año, que fue 36,1 billones de bolívares, el monto informado por el vicepresidente Tareck El Aissami cuando entregó la asignación en octubre del pasado año a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

De acuerdo con los registros de los créditos, 78 % de las operaciones han sido para cubrir los compromisos laborales de los entes oficiales. A esas obligaciones se han orientado 39,6 billones de bolívares.

Esos desembolsos se han disparado porque en el año se han efectuado dos ajustes de salario mínimo y de la escala de remuneraciones de la administración pública, y adicionalmente, se han otorgado bonos para protección de las familias, embarazas, discapacitados así como bonificaciones para Reyes, Carnaval, Semana Santa, Día de la Mujer y Día de la Independencia.

Ecoanalítica calcula que mensualmente se orientan unos 9,6 billones de bolívares a la cancelación de dichos bonos.

Esa política oficial impacta en las finanzas y en los precios. Los ingresos petroleros y tributarios no son suficientes para atender los egresos, y el gasto en parte se cubre con la impresión desordenada de bolívares por parte del Banco Central de Venezuela, que impacta en los precios. Ya la inflación hoy en día es de cinco dígitos y pulveriza el salario de los ciudadanos.

Lee también
Enfermeros se bandean con tres trabajos para poder comer

Sin divulgar

  • El 30 de noviembre la ANC aprobó el gasto de 2018 y en la Gaceta Oficial del 15 de diciembre se menciona que en Gacetas Extraordinarias están las leyes de presupuesto y endeudamiento, pero a la fecha dichos documentos no se han divulgado. De manera que la Tesorería comenzó a desembolsar los fondos sin que la Gaceta circulara.
  • Del contenido de los textos se sabe poco. El Aissami solamente dijo que la contribución petrolera estaría en 3,7 billones de bolívares. No precisó los ingresos tributarios ni las premisas.
  • Lo mismo sucedió con la asignación de 2017. Maduro la entregó al Tribunal Supremo de Justicia, que ordenó se publicara en las gacetas de octubre de 2016, y dichas leyes aún siguen sin conocerse.
  • Esos instrumentos, señala la Constitución, tienen que ser avalados por la Asamblea Nacional así como los créditos adicionales, pero desde enero de 2016 el Jefe de Estado se salta los controles de los diputados.

 Foto: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación