Las personas de la tercera edad y con algún tipo de discapacidad son las más beneficiadas con este plan social. El pan se los llevan en dos tandas: a las 11:00 a. m. y luego de 2:00 a 3:00 p. m.

Caracas. Los vecinos que se agruparon en la asociación civil Pro San Juan —que opera en la parroquia San Juan— se idearon una forma de ayudar a las familias más vulnerables frente a la escasez de alimentos: les llevan las canillas directamente a sus casas.

En ese plan están desde hace algunas semanas siete vecinos que conforman la organización Pro San Juan. A Luis Díaz fue que se le ocurrió ayudar a sus vecinos:

“Lo hice pensando en las largas horas que se hacen para comprar comida. Además, si la gente no puede comer arroz, verduras o pasta, lo más asequible, lo que les queda es comer pan. Pero con esas colas de horas, también es imposible”.

Entonces, dijo, llegamos a un acuerdo con cuatro panaderías de la zona y logramos que cada una nos vendiera 125 canillas. El producto les sale en Bs. 150 y ellos los venden en Bs. 200.

Lee también
Chamos que dejan huellas en La Vega

Puede verse en la negociación que hay una sobrefacturación. Sin embargo, a decir de Andrés Rivero, otro de los dirigentes vecinales que participa en el operativo, la diferencia que se recolecta es para hacer un pote de ayuda y subsidio a seis familias que están en pobreza extrema y a otras 35 que tienen un integrante con algún tipo de discapacidad.

Puerta a puerta

Esta organización realiza actividades recreativas en las plazas de la parroquia.

Pro San Juan es una agrupación que tiene 15 años de fundada y está trabajando de la mano con siete consejos comunales ubicados en los sectores de la parte noroeste de la parroquia.

“Las siete personas nos dividimos esas comunidades y abarcamos 560 familias. A cada una llegamos y les entregamos dos o tres canillas, dependiendo del número de personas de ese hogar”, explicó Díaz.

Cada uno se va con sus bolsas de papel, las mismas donde meten la harina de trigo y hacen la entrega del producto. Una primera tanda a las 11:00 a. m. y luego otra de 2:00 a 3:00 p. m.

Los fines de semana organizan la olla sopera para los vecinos del barrio.

El operativo es de lunes a sábado. Y con el dinero que se recolecta hacen otras actividades sociales. Por ejemplo, para este viernes 24 de febrero están organizando la fiesta de los carnavales infantiles, con la premiación de la reina y la entrega de algunos regalos y cotillones.

“Eso sale del dinero que se cobra extra. Además, nosotros llegamos a convenios con los supermercados y logramos algunos productos, como harina y arroz, que luego entregamos en donativo a esas familias pobres. También buscamos medicinas y ayudamos con asistencia médica y hacemos los fines de semana la olla solidaria ”.

Fotos: Cristian Hernández / Andrés Rivero



Participa en la conversación