Mientras Jorge Rodríguez firmó el texto de las negociaciones, la oposición sigue firme en su exigencia de garantías electorales.

Caracas. “Ya tenemos listos los bolígrafos” había sostenido el jefe de la delegación negociadora del Gobierno, Jorge Rodríguez, con una sonrisa, minutos antes de entrar a las conversaciones con la oposición. Sin embargo, solo él y su hermana, la presidenta de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, usaron las plumas para firmar el documento que se discute con la oposición desde hace semanas en República Dominicana.

El presidente de ese país y facilitador entre las partes, Danilo Medina, indicó que la oposición solicitó hasta las 10:30 a. m. de este miércoles para estudiar el texto y hacer las observaciones respectivas. “Si hemos tenido una reunión y otra sin firmar eso que está escrito ahí, es porque no es digno de pueblo venezolano”, aseveró el vocero del equipo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Julio Borges.

Minutos antes de las declaraciones de mediadores y partes, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, facilitador solicitado por la oposición —y quien se había retirado de las conversaciones en protesta por la actitud del Ejecutivo venezolano— aseveró que las garantías electorales necesarias para acudir a las elecciones presidenciales no están dadas.

Enormes presiones para que la oposición venezolana firme un papel que no contempla garantías [para las] elecciones presidenciales. Presidente Maduro en campaña, partidos opositores no validados, candidatos inhabilitados, etc. ¿Algún partido chileno aceptaría eso?, cuestionó a través de su cuenta de Twitter.

Borges, cuya intervención fue cortada por los medios estatales, indicó que la MUD intenta conseguir las garantías suficientes para que el país, en una de las peores crisis económicas de su historia, pueda escoger libremente su destino. “La historia y el pueblo juzgará lo que hemos hecho para obtener esas garantías y esos procesos justos”.

Lee también
Benigno Alarcón: "Si la oposición no se articula, no estará preparada para una elección ni para un referendo"

Rodríguez, en cambio, aseveró que “una llamada de Bogotá” fue la que causó que la oposición no firmara el texto, hecho que asoció a la visita del secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, al país vecino.

“Es un acto de profundo bochorno que, aquel que recibiendo instrucciones de un procónsul imperial, se niegue a firmar a lo que vino a firmar”, señaló para luego suscribir el documento ante la cámaras, tal cual como está, a pesar de que antes señaló que el Gobierno también llevará un par de observaciones.

La primera relacionada con el apoyo de la oposición al Gobierno en su posición frente a la controversia sobre la Guyana Esequiba y la segunda, un agregado que señala que ambas partes se comprometen a aceptar los resultados electorales. “Firmamos y consignamos el acuerdo. Vamos a elecciones, a las calles, que se inscriban candidatos y candidatas”.

Rodríguez indicó que el acuerdo contiene temas como las sanciones contra Venezuela,  el “estado de derecho” y la comisión de la verdad, así como una comisión encargada de la verificación del cumplimiento de lo firmado.

Admitió que en la parte electoral había desacuerdo, sobre todo en la fecha de los comicios, pero que esta ya habría sido acordada en las reuniones que sostuvieron las partes en Caracas. El texto también incluiría el tema del Registro Electoral y una “amplia” misión de observación de los comicios. Faltará por ver si la oposición también saca su bolígrafo para suscribir el acuerdo este miércoles.

Foto: Cancillería Dominicana


Participa en la conversación