Las operaciones de crédito público que gestionará en lo que queda de año en el mercado interno superan los 480 billones de bolívares.

Caracas. La administración de Nicolás Maduro gestionará deuda adicional en lo que queda de 2018 sin pasar por la Asamblea Nacional y sin haberse informado el endeudamiento inicial.

En noviembre del pasado año, el vicepresidente Tareck El Aissami acudió a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a entregar la Ley de Presupuesto y la Ley de Endeudamiento de 2018, y en la sesión, el funcionario notificó que el gasto ascendería a 36,1 billones de bolívares. No precisó el monto del endeudamiento ni las variables que regirían la asignación.

En una Gaceta Oficial de diciembre de 2017 se notificó que en gacetas extraordinarias estarían las dos leyes, pero a la fecha los instrumentos no se han divulgado.

Sin haberse notificado el endeudamiento inicial, el Jefe de Estado ahora utiliza la vía de la emergencia económica para tramitar un endeudamiento complementario por 489 billones de bolívares, señala el decreto publicado en la Gaceta N.° 41.414.

La normativa detalla que para atender proyectos de entes oficiales se contemplan emisiones de bonos por 89 billones de bolívares.

Para cubrir el servicio de deuda interna y externa, así como el refinanciamiento de las obligaciones, se estiman operaciones por 200 billones de bolívares. Y con el fin de cubrir la gestión fiscal —gasto ordinario— se prevén otras emisiones por 200 billones de bolívares.

El gasto adicional del Gobierno se ha disparado por los compromisos laborales y asciende a 300 billones de bolívares, de acuerdo con los datos oficiales. Esas operaciones en gran medida se han cubierto con la impresión desordenada de bolívares por parte del Banco Central de Venezuela. Financiamiento que presiona los precios y hoy la inflación es de cinco dígitos.

Pero el Ejecutivo decidió buscar otras vías para atender los egresos como las emisiones de deuda en el mercado interno. La actual administración tiene limitaciones para endeudarse fuera.

Las omisiones

El gasto de 2017 fue entregado al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en octubre de 2016, con lo cual se omitió la aprobación por parte de la Asamblea Nacional. En una Gaceta Oficial, el Ejecutivo notificó que en gacetas extraordinarias circularían las Leyes de Presupuesto y Endeudamiento. Solamente se publicó el endeudamiento, el presupuesto no se divulgó.

En noviembre de 2017, la Asamblea Constituyente dio el visto bueno a la Ley de Presupuesto y Ley de Endeudamiento de 2018 en apenas una hora y sin discusión. El Gobierno volvió a saltarse la autorización de la AN. Los contenidos de las dos leyes se desconocen.

Foto: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación