Unas 350 personas estuvieron atrapadas durante más de 9 horas dentro del Palacio Federal Legislativo debido al asedio por parte de seguidores del Gobierno.

Caracas. “Entraron, entraron”, el grito corrió rápido por la Asamblea Nacional (AN) y fue seguido por una turba de integrantes de grupos paraestatales, con vestimenta alusiva al chavismo, algunos encapuchados sosteniendo tubos de metal y cuchillos en sus manos, quienes golpearon y robaron a diputados, periodistas y asistentes a la sesión solemne con motivo de la conmemoración del 5 de julio de 1811. La violencia en Venezuela es Nicolás Maduro, es la Constituyente (…) esto es una pequeña muestra de lo que quieren para Venezuela, señaló el presidente del Parlamento, Julio Borges, tras el asalto.

Ante el ingreso violento de los grupos del chavismo, sin que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) actuara rápidamente para contenerlos, las personas se resguardaron en el hemiciclo de sesiones y otras habitaciones de la edificación. Sin embargo, muchos no pudieron protegerse y fueron agredidos por los asaltantes. Los agresores golpearon con cabillas a las personas, les robaron sus pertenencias y, en algunos casos, destrozaron los celulares de los asistentes, en un intento de que no quedara registro de lo ocurrido.

El diputado Américo De Grazia fue herido de gravedad. 

Dentro del Parlamento estuvieron secuestradas unas 350 personas durante 9 horas, 108 de ellas trabajadores de los medios de comunicación, diputados, integrantes de la sociedad civil, académicos e invitados a la sesión del Día de la Independencia. El asedio comenzó a las 10:45 a. m. y no fue sino hasta las 8:00 p. m. que todos los asistentes lograron salir del Palacio. A las 6:30 p. m., finalmente, la GNB y la PNB recibieron la orden de hacer un cordón de seguridad para que las personas pudieran abandonar el lugar. A los manifestantes del chavismo no se les lanzó lacrimógenas o perdigones, como en el caso de las marchas opositoras. En medio de piedras, botellas y morteros, las personas fueron conducidas a la sede administrativa del Legislativo, para luego huir rápidamente por los túneles que están debajo de la edificación.

Lee también
Oposición perdió en la mitad de los municipios en los que removieron a sus alcaldes

Borges indicó que resultaron heridos 7 diputados durante el ataque y 5 requirieron de hospitalización. El caso más grave fue el de Américo De Grazia, golpeado en la cabeza con un tubo de metal. De Grazia fue trasladado, inconsciente, a un centro de salud, por una ambulancia que pudo salir de la AN custodiada por la GNB. También se reportaron como heridos Armando Armas, Luis Carlos Padilla y Leonardo Regnault. Siete trabajadores de la AN también resultaron heridos. La organización Espacio Público registró agresiones a, al menos, 5 periodistas: el fotógrafo de EFE, Cristian Hernández, fue golpeado y le robaron su cámara en el Palacio Legislativo; Diana Vásquez, reportera de Venevisión fue agredida; Rafael Briceño de Contrapunto resultó herido en la cabeza; Edgardo Heredia, camarógrafo de Capitolio TV fue agredido con un tubo de metal en la cabeza, y la periodista Lysaura Fuentes de El Cooperante fue agredida y le robaron el teléfono.

Un grupo de personas se defendió del ataque y se formó una batalla campal en el jardín. Algunos de los empleados de la AN recurrieron incluso a los extintores de fuego para defenderse. Testigos reportaron la presencia de hombres armados que se robaron una moto perteneciente a la vicepresidencia del Legislativo. Un impacto de un proyectil, aparentemente de bala, rompió el vidrio de una ventana del segundo piso de la AN. Las paredes que están a pocos metros de la entrada al hemiciclo quedaron manchadas de sangre producto del enfrentamiento, mientras que la GNB intervino para sacar a uno de los atacantes que fue atrapado y golpeado por quienes estaban dentro del Parlamento.

Lee también
Corrupción en Pdvsa se ha dado cuando altos jerarcas del Gobierno han sido directores de la estatal
Pared de la Asamblea Nacional manchada de sangre. 

Minutos después, los diputados decidieron hacer la sesión ordinaria que tenían programada. En ella se aprobó la convocatoria a un referendo consultivo sobre la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y preguntarles a las personas si están de acuerdo con que se renueven todos los poderes públicos. Los diputados nombrarán una comisión que se encargará de organizar la consulta. El acuerdo fue enviado a los Poderes Públicos y el cuerpo diplomático.

Impacto de un proyectil en una de las ventana de la AN. 

Discurso en medio de detonaciones

En la mañana se hizo una sesión solemne con motivo del Día de la Independencia. La oradora de orden fue la presidenta de la Academia Nacional de la Historia (ANH), Inés Quintero, quien rescató el 5 de julio como una gesta civil y no militar. Ya va siendo hora de eliminar la presencia de la Fuerza Armada Nacional en la conmemoración de esta fecha tan memorable, expresó, en medio de las detonaciones de los morteros y cohetones lanzados por quienes asediaban el Parlamento,

Quintero destacó que una de las principales conquistas de esa fecha fue establecer que la soberanía reside en el pueblo y no en los gobernantes y que debe existir división de poderes para garantizarla. Destacó hechos como la situación económica actual, las sentencias contra la Asamblea Nacional, el establecimiento de la reelección indefinida que, afirmó, intentan desaparecer la alternancia democrática y la ANC que, agregó, pretende acabar con la República y el principio de soberanía. La sociedad ha respondido con una extraordinaria musculatura republicana (…) y la respuesta ha sido la más violenta represión de la GNB y la PNB, ante multitudes de jóvenes y ciudadanos, poco después de estas palabras los grupos del chavismo lograron ingresar, por segunda vez en menos de dos años, al Palacio Federal Legislativo.

Lee también
Todo lo que necesita saber sobre los comicios de alcaldes del 10D

Foto: Francisco Bruzco



Participa en la conversación