Los habitantes de la periferia de Ciudad Guayana no saben qué es tomar un solo autobús para llegar a su casa. Tienen que montarse en cuatro, cinco o seis al día, sin contar la espera por cada uno de ellos. Es el calvario del transporte en la zona más importante del estado Bolívar, donde solo funcionan 40 % de las unidades.

Ciudad GuayanaTodo ocurrió en la misma semana, la última de septiembre. Lo primero sucedió el domingo en la noche, en Alta Vista, Puerto Ordaz: un grupo protestó porque no había autobuses. Luego, el lunes, la agudización de las colas por gasolina. Después, el martes, otra protesta en Alta Vista mientras que, en San Félix, Diosdado Cabello le alzaba la mano a Justo Noguera en el nombre de su candidatura a gobernador por el PSUV.

En el final de esa misma semana, con estoicismo, Darlys García está en una cola en el centro comercial Trébol, Puerto Ordaz. Llueve y se cubre con un suéter que no le sirve mucho. Pero ni se mueve, estoica. Allí, sentada en un murito en plena cola para esperar un autobús, recapitula la rutina del día. La rutina diaria de su vida adulta: el periplo constante de su casa al trabajo y del trabajo a su casa.

Vive en Vista al Sol, uno de los barrios más grandes de San Félix, en la periferia de Ciudad Guayana. Su rutina comienza a las 5 de la mañana y termina 12 ó 13 horas después. De esas, solo 8 las dedica al trabajo. El resto es en el transporte.

Esto es agotador. Uno trabaja todo el día y luego le toca saltar de un microbús a otro. Es insoportable y los rojitos no pasan casi. Eso es horrible, es horroroso, expresa, eso sí, con el mismo estoicismo. Con el mismo estoicismo de los que están en la cola. Una de las cientos de colas que hay en la ciudad.

Lee también
Transporte público en Valencia se encuentra en bancarrota (VI)

Causas y consecuencias

¿Qué pasa en Ciudad Guayana que condena a los usuarios del transporte público a odiseas para salir de y para regresar a sus casas, especialmente a quienes habitan en las periferias? Santiago Belo, representante de la Federación Bolivariana de Transporte del estado Bolívar, especifica un porqué: solo funciona 40 % de las unidades de transporte público de la ciudad.

Según Belo, en Ciudad Guayana circulan alrededor de 400 unidades —incluyendo “perreras”, camionetas pick up adaptadas con una cabina en la parte trasera para cargar pasajeros—. Las otras 600 están fuera de circulación por falta de repuestos.

La situación afecta sobre todo a quienes “cruzan los puentes (los tres que conectan a San Félix con Puerto Ordaz)”. Muchos de ellos, habitantes de los sectores más lejanos de San Félix.

Lo dice Argenis Márquez, habitante de La Sabanita, un caserío ubicado en uno de los asentamientos campesinos de la salida de San Félix, en la propia vía hacia Upata.

Mi casa está ocho kilómetros después del peaje, y siempre el transporte está pésimo. No hay estabilidad y nadie responde: el consejo comunal no se pone de acuerdo y los conductores viven abusando y cobrando 2000 bolívares.

2000 bolívares. Un dato que contrasta con el precio oficial del pasaje: 300 bolívares.

Son cinco, en el mejor de los casos, los carros que debe tomar Argenis Márquez a diario para llegar a su casa, luego de cumplir las ocho horas de trabajo en una panadería.

Esta semana, una protesta por transporte colapsó Alta Vista.

Política y lo mismo

Durante las últimas protestas ha habido una imagen común: Noguera, el candidato del PSUV, llega al lugar con varios autobuses de la empresa que preside, Sidor, para vociferar que él “no vino a ofrecer sino a trabajar”. Foto. Nota de prensa. Campaña. Y al día siguiente, el problema persiste.

También bajo la lluvia, también estoica, la maestra Layneth Silva, habitante de El Gallo, San Félix, lamenta que “yo pago seis pasajes al día. Es una situación desastrosa. Y es culpa del Gobierno”.

Lee también
Paralizado 70% del transporte público en Aragua (IV)

La fila avanza lentamente. Llega un autobús en donde no caben todos. Quizás un cuarto del número de los que están en la cola. En ese momento de esta semana, la misma semana de las protesta por la falta de autobuses, de más colas por gasolina y de la visita de Cabello, Argenis Márquez se queja porque “lo poco que uno gana se le va en pasaje”.

¿Por qué no busca un trabajo por su casa y así no gasta eso?

—Porque no hay trabajo, hermano.

Fotos Cortesía Correo del Caroni /  @Whatcherven



Participa en la conversación