Este jueves alrededor de las 10 de la mañana vecinos del sector San Miguel encontraron un tobo envuelto en una bolsa negra en el paso del caño de la zona, dentro había un bebé.

Maturín. “Estábamos cazando y cuando bajamos al paso del caño a agarrar una lapa, nos encontramos con un tobo envuelto en una bolsa negra, además de un mal olor. Decidimos abrirlo con un palo y vimos que era un recién nacido muerto”, dijo Luis Figuera habitante del sector San Miguel de Maturín (Monagas).

El cuerpo fue encontrado alrededor de las 10 de la mañana de este jueves 5 de septiembre. Los vecinos inmediatamente alertaron a las autoridades para hacer el debido levantamiento y para que se proceda con la investigación del caso.

Presumen que el infante murió por asfixia mecánica: al parecer, la madre dio a luz, introdujo al bebé dentro del tobo y lo cerró. La falta de oxígeno ocasionó la muerte del niño. Por el estado en el que se encontraba el cuerpo se cree que fue abandonado hace aproximadamente dos días.

Los habitantes del sector indignados ante esta situación decidieron emprender una búsqueda para dar con los culpables del crimen.

“Vamos a iniciar una búsqueda para dar con la persona que cometió este acto, estamos seguros de que no lo hizo ella [la madre] sola, tuvo que contar con ayuda de alguien”, dijo María Zamudio.

Por lo pronto, los cuerpos policiales no han ofrecido una versión oficial del hecho, esperan hacerlo al terminar las respectivas averiguaciones.

Lee también
Unidad de Diálisis y Servicio de Oncología del Hospital Central de Maturín están al borde del cierre

Participa en la conversación