Villasmil Alexander Palma, de 48 años, fue montado en un carro modelo Aveo, sin placa, por dos hombres que se identificaron con la policía científica. Su pareja contó que murió por asfixia.

Caracas. Eran las 11:30 a. m. del jueves 28 de septiembre cuando un vehículo Aveo, sin placa, se detuvo frente al negocio de Villasmil Alexander Palma Camacho y su pareja, cerca del terminal de pasajeros de Las Clavellinas en Guarenas.

Dos hombres vestidos con camisa manga larga y corbata mostraron un carnet que los identificaba como funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) acusaron al hombre de 48 años de haber cometido un hurto e indicaron que se lo llevarían detenido.

Su pareja, nerviosa, inmediatamente se trasladó hasta Caracas, donde comenzó la búsqueda por varios calabozos del Cicpc, de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). No dio con él.

Lee también
“A mi hijo le robaron hasta los zapatos y simularon enfrentamiento”

La mujer, quien por temor no quiso identificarse, halló su cadáver en la morgue de Bello Monte el sábado 30 de septiembre. Los funcionarios le indicaron que había sido ingresado el pasado viernes, proveniente del hospital Pérez Carreño.

Me dijeron que la causa de la muerte fue asfixia mecánica y además estaba muy golpeado. Él no había tenido discusiones con nadie, pienso que le estaban pidiendo dinero y como se negó, se les pasó la mano, dijo la mujer desde la morgue de Bello Monte.

Sus familiares desconocen dónde fue localizado su cuerpo o si fue llevado directamente al hospital Pérez Carreño. Ya colocaron la denuncia ante el Cicpc y acudirán a la Fiscalía.

El comerciante no dejó hijos huérfanos y vivía en el sector Las Bermúdez de Guarenas. Su cadáver formó parte de los 45 que fueron ingresados a la morgue de Bello Monte durante este fin de semana, según cifras extraoficiales.

Foto referencial: César Suárex



Participa en la conversación