Hasta doce horas sin luz o dobles tandas de racionamiento se registran en Lara

hasta doce horas

Las interrupciones del servicio eléctrico en el estado Lara son consecuencia de la falta de generación de los megavatios necesarios para cubrir las necesidades de la entidad. Se requieren al menos 500 megavatios y solo se producen 16.

Desde hace dos semanas en Lara se realiza un racionamiento de luz que los ciudadanos han tildado de “más criminal” porque van desde 6 hasta 12 horas diarias sin el servicio y hay comunidades a las que se le va dos veces la luz en un día.

Oswaldo Méndez, secretario general de los trabajadores eléctricos y miembros de la Coalición Intersectorial de los Trabajadores del estado Lara (Citel), indicó que los cortes en el suministro en la entidad se agudizaron por una falla que se registró en la turbina 3 de El Guri.

Explicó que en Lara de los 60 megavatios que, aproximadamente, se generaban en las plantas de la región, se generan 16 megavatios, pues dos máquinas se paralizaron y solo trabaja la planta 3, la cual abastece a la zona del Hospital Central de Barquisimeto y algunos centros de salud de la capital larense. La demanda del estado es de al menos 500 megavatios.

Méndez señaló que la falta de suministro eléctrico afecta el servicio del agua y hasta ahora Corpoelec Lara no da respuesta.

La ciudad de Barquisimeto y los ocho municipios foráneos tienen este racionamiento de hasta 12 horas y en ocasiones son dobles tandas: se va en la mañana regresa en la tarde y en la noche se vuelven a quedar sin servicio.

“Los más afectados somos los que tenemos adultos mayores y niños en las casas porque cómo se les explica. Ellos no entienden esta situación”, comentó Evelin Arráez, residente del norte de la ciudad, y asegura que no hay un día que en su casa se disfrute del servicio completo.

Lee también
“Negocios” que florecen en colas para gasolina: vecinos alquilan el frente de sus casas
hasta doce horas
Los adultos mayores y los niños son los que más sufren. Fotos: Cortesía Keren Torres

Javier Montes De Oca explicó que es difícil descansar. Aseguró que pasa todo el día en la calle trabajando y cuando llega a su casa para cenar, bañarse y descansar no lo puede hacer con tranquilidad, pues no tienen luz, a las 7:00 p. m. en punto la cortan y regresa en la madrugada.

“Dormimos en compañía de los zancudos”, aseguró.

Sin agua, sin gas y sin gasolina

La falta de electricidad afecta otros servicios básicos como el suministro del agua y se suma a otros problemas en la región como la falta de gas que ha obligado a muchos a usar cocinas eléctricas, que lógicamente no funcionan cuando racionan la luz.

Las colas en las estaciones de servicios persisten por la falla de gasolina y se hacen más grandes cuando la luz se va, pues se paraliza la distribución.

“La región se paraliza una vez que se va la luz”, señaló Montes De Oca.


Participa en la conversación