Los antihipertensivos importados que se están distribuyendo en algunas farmacias tienen costos de 33.000 a 43.000 bolívares. El fabricante es un laboratorio portugués.

Caracas. Mientras el Gobierno impone a los laboratorios farmaceúticos restricciones en el acceso a los dólares oficiales y les fija regulaciones a varios tipos de medicamentos, por otro lado se hace la vista gorda con la distribución y venta de medicinas a precios internacionales.

Desde hace varias semanas, diversas farmacias ofrecen antihipertensivos como Losartán y Valsartán a costos elevados y de acuerdo con su presentación, oscilan entre 33.000 y 43.000 bolívares, precios que superan a los elaborados en el país, pues ese tipo de fármaco, cuando aparece, cuesta entre 4000 y 7000 bolívares.

Una medicina como Losartán en el extranjero tiene un valor promedio de ocho dólares, de manera que para el comercio en el país estaría teniendo como referencia el tipo de cambio paralelo, cuya cotización está prohibida divulgar.

En algunas grandes cadenas de farmacias ya les están notificando a sus clientes que pronto pueden adquirir algunas medicinas cardiológicas, sin embargo, les advierten que son a elevados precios.

Para muchos venezolanos resulta cuesta arriba pagar esos medicamentos. Una persona con un salario integral de 148.000 bolívares —sueldo mínimo más bono de alimentación— tendría que destinar un tercio de su ingreso en adquirir una cajita.

Los fármacos que están llegando al país son elaborados por un laboratorio de Portugal, Bluepharma, e importados por una empresa nacional. Las presentaciones tienen los permisos del Ministerio para la Salud, señalan fuentes del sector farmaceútico, quienes añadieron que la lista de medicinas a altos costos se ampliará.

Ya varios alimentos se ofrecen a precios internacionales. A mediados del pasado año, el Gobierno le permitió a los gobernadores de los estados fronterizos y los entes oficiales traer artículos de Colombia y Brasil y luego autorizó un plan de abastecimiento complementario, que abarcó la importación de comida y artículos de aseo personal de Colombia, Brasil, Panamá y Trinidad y Tobago.

Lee también
En las zonas populares se pagan precios internacionales por la harina, el arroz y la pasta

Sector en jaque

El sector salud está golpeado por el control de precios, que obliga a vender medicinas muy por debajo de sus costos de fabricación y por las limitaciones en el acceso a los dólares, lo que ha afectado la importación de materia prima y productos. Ante los retrasos en la entrega de divisas, los laboratorios y las empresas de equipos médicos tienen deudas con los proveedores que superan los 5 millardos de dólares.

Fuentes del sector apuntan que, hasta octubre, la asignación de dólares a la paridad de 10 bolívares fue a cuentagotas y desde ese mes hasta la fecha no han recibido más billetes verdes.

El pasado año, las autoridades señalaron que saldarían las obligaciones con los laboratorios, pero solamente realizaron pagos parciales a tres. También se permitiría la revisión de precios, sin embargo, de los medicamentos regulados apenas se autorizaron ajustes a un 10 % del total.

Frente a la merma de la producción y la importación, la escasez de medicinas está en 85 %, según cifras de la Federación Farmaceútica. Y por la baja disponibilidad de productos, han cerrado 50 farmacias en seis estados.

Foto: Archivo Crónica.Uno