Bomberos del Distrito Capital investigan las causas del siniestro. Presumen que se trató de una fuga de gas directo. Teresa Tabares, de 41 años, y los tres menores de edad se encuentran hospitalizados por graves quemaduras.

Caracas. A las 8:30 a. m. de este jueves 28 de septiembre, una explosión que ocurrió en un apartamento de la planta baja del edificio Bautista alertó a los vecinos de Chacao. El siniestro presuntamente fue por un escape de gas directo. Dentro se encontraba una mujer con sus tres nietos, quienes están heridos y en estado delicado.

Teresa Tabares, de 41 años, se encuentra internada en el hospital Domingo Luciani, en El Llanito, junto con los niños de 12, 9 y 6 años. Juan Solano, director de Vigilancia y Transporte Terrestre del municipio Chacao, sostuvo que las dos niñas, de 12 y 9 años, presentaron quemaduras de segundo y tercer grado.

Los vecinos de la residencia, ubicada entre la calle Sucre y el callejón Codazzi, alertaron a los Bomberos del Distrito Capital de inmediato. Un allegado, quien no quiso identificarse porque se encontraba muy afectado, sostuvo que el pasado miércoles 27 de septiembre unos trabajadores de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) Gas hicieron una conexión directa de gas, que al parecer dejó una fuga.

Chacao

Según versiones de testigos, la mañana de este jueves la mujer no percibió el olor a gas y cuando prendió la cocina, se generó la explosión. Solano comentó que las averiguaciones las dirigen funcionarios de los bomberos.

Por medidas de seguridad tuvieron que evacuar un preescolar del casco central de Chacao, con aproximadamente 60 niños, y edificios cercanos. Acudió personal de Salud Chacao, Protección Civil Chacao y Obras Públicas del municipio. Después del mediodía, la situación estaba controlada y el tránsito reestablecido.

En agosto se registraron en el país tres explosiones, aparentemente por fuga de gas, según registros de la prensa. El pasado 11 de agosto, dos adolescentes de 14 y 12 años resultaron heridos en el sector Corozal, de Maracay, por la explosión de una bombona de gas presuntamente por un cortocircuito.

También el 20 de agosto se reportó una explosión en la urbanización Lomas del Este, en Valencia, estado Carabobo, que no dejó víctimas. Se generaron daños severos en el apartamento y también en viviendas vecinas y vehículos.

Situación similar ocurrió en La Paragua, estado Bolívar, el 30 de agosto, donde explotó una bombona de gas en un edificio. De acuerdo con reportes de medios locales, hubo cinco heridos, entre ellos una niña.

Dos de las cinco plantas del edificio resultaron bastante afectadas, al igual que los carros que estaban estacionados cerca.

Lee también
Se incrementan las protestas en zonas populares por falta del gas doméstico

Advierten de peligros de explosión

Desde hace un par de años, los sectores que dependen de la compra de bombonas o cilindros de gas para poder cocinar, tienen que comprarlo en lugares no especializados, debido a que son muy pocas las zonas en las que Pdvsa Gas sigue despachando.

En algunos barrios y zonas populares del interior, las bombonas se llenan una y otra vez sin que se les haga mantenimiento, pues estas son acopiadas y llevadas al llenadero por algún vecino o consejo comunal que se ocupa de ello. Esto hace que cada vecino instale su cilindro sin tener ninguna experiencia en ello, con el consiguiente riesgo de dejar fugas.

Asimismo, como las bombonas no se quedan en el llenadero, ni las entregan a Pdvsa Gas, estas no reciben mantenimiento, por lo que se van deteriorando, generando riesgo de fuga y explosión.

Por otra parte, debido a los problemas financieros de Pdvsa, sindicalistas han denunciado que al gas —un producto inodoro— no se le está adicionando el componente que le da su característico olor que previene a los usuarios ante alguna fuga.

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación