El vicepresidente de los litoralenses confía en el trabajo conjunto del alto mando varguense para poner fin a la sequía de títulos más larga de la pelota criolla.

Caracas. La sequía de títulos de los Tiburones ya va por 31 temporadas, siendo la 85-86 la última campaña que vio a los litoralenses alzar el trofeo de campeón de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP). Quizá como todos los años, la directiva repite una vez más que “este sí es el año de La Guaira” pero no se puede negar que el vicepresiente litoralense, Antonio José Herrera, tiene una buena argumentación para respaldar lo que ya se convirtió en una reiterada promesa incumplida.

“Nosotros tenemos un mejor equipo que el año pasado. Existen varios factores que explican eso”, señala de entrada el directivo para luego entrar en detalles. “Conformamos una gerencia con una vinculación con el equipo que no teníamos el año pasado. La campaña pasada era el primer año de Oswaldo Guillén y del coach de banca Luis ‘Machete’ Rodríguez y recibieron una importación que ya estaba estructurada, no intervinieron en eso”.

Y continuó: “No supervisaron el trabajo de los jugadores criollos porque estaban llegando apenas y en cambio para esta campaña se da la circunstancia de que los dos trabajan geográficamente muy cerca en Estados Unidos. Se veían una o dos veces al mes”.

El timonel de los escualos hizo un cambio a nivel gerencial que, a su juicio, será decisivo para el éxito del equipo: “Contraté como gerente deportivo a Cristóbal Colón, quien a diferencia de Jorge Velandia no tiene otro compromiso distinto que no sea gerenciar al equipo. Al trabajo de estructuración que hicieron Guillén y Rodríguez se sumó Colón. Ellos tienen seis meses construyendo el equipo. Eso no pasó en la temporada pasada y ese es un dato clave”, recalcó uno de los propietarios de la divisa varguense.

Lee también
Adonis y Vargas en los libros por las tablas fuera del parque

Varios  grandeligas

Al trabajo conjunto que hizo el cuerpo técnico y el alto mando directivo, Herrera acota otro punto que refuerza las opciones de Tiburones: el compromiso de jugar de los grandeligas Luis Sardiñas (IF), Henderson Álvarez (P), Grégory Infante (P), José “Cafecito” Martínez (OF), Junior Guerra (P) y William Cuevas (P). Además, Francisco “Kid” Rodríguez es una posibilidad el mes que viene y Alcides Escobar en diciembre. ¿Un argumento final? Está relacionado con la importación.

“Esta es la primera temporada desde que compramos el equipo hace 11 años que la importación está conformada por un mayor número de peloteros de ligas independientes que provenientes de las organizaciones de Grandes Ligas. Eso es producto del trabajo que hicieron Guillén y Rodríguez al armar el equipo”.

“Somos una de las primeras opciones al título”, alertó Herrera para cerrar. Antes de la jornada del viernes, los Tiburones tenían marca de 1-2.

Foto: Prensa Tiburones



Participa en la conversación