Para el ambientalista Hernán Papaterra, se trata de un anuncio que crea falsas expectativas, debido a que el parque no tiene la capacidad de abastecer de agua a la ciudad.

Caracas. El pasado sábado, el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez, realizó un recorrido por los dique-toma —planta Cloradora Los Chorros, Castellana Norte y Gamboa— del Parque Nacional Waraira Repano. Desde allí anunció que Hidrocapital tomó el control de esas instalaciones para iniciar el proceso de potabilización del agua y servir a Caracas.

Estos sistemas eran utilizados en los principios para darle agua a la ciudad de Caracas, los cuales fueron sustituidos cuando entró el empleo de Tuy II y III. Como una medida para contrarrestar la guerra económica, el bloqueo, la imposibilidad que muchas veces tenemos para adquirir repuestos para el sistema de bombeo, vamos a reactivar al 100 % estos sistemas que van a permitir llevar agua al pueblo de Caracas por gravedad sin depender del surtido eléctrico, dijo Velásquez.

De acuerdo con el ambientalista Hernán Papaterra, los estudios hidrológicos demuestran que El Ávila no tiene suficiente agua para mantener a sus propios habitantes: Pretender anunciar que se va a aliviar la crisis hídrica de la ciudad capital es un anuncio demagógico e irresponsable. Porque ni las propias comunidades que habitan Galipán logran abastecerse de manera suficiente.

Lee también
“¡No somos camellos, queremos agua!”, clamaron habitantes de Petare

Para Vásquez, se trata de reinventar la forma de garantizar el suministro. Y puntualizó que estos dique-toma tienen capacidad de almacenamiento de hasta 5,5 millones de litros de agua. En el caso de la planta Cloradora Los Chorros, dijo que estaba siendo utilizada por cisterneros inescrupulosos que sustraían el agua para venderla a elevados costos. Esta ahora abastecerá a los habitantes del norte del municipio Sucre. Mientras que el agua de la quebrada Chacaíto servirá a la parte norte de Chacao y Chacaíto.

Papaterra asevera que este recurso natural es un agua dura, de difícil tratamiento y potabilización. Y agrega: El agua que cae a la Cota Mil y los vecinos la recogen en botellones no lograría satisfacer ni 1 % de los requerimientos que tiene Caracas. La única manera de garantizar el abastecimiento es que terminen de concretar la operatividad del Sistema Tuy IV. A juicio del ambientalista, se trata de un problema de infraestructura.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación