El diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, afirmó que el desprecio y el rechazo a la moneda es típico en una economía hiperinflacionaria y hace que las personas quieran deshacerse del efectivo lo más rápido posible. La caída del valor del soberano evidencia el fracaso prematuro de la reconversión monetaria, que entró en vigencia hace poco más de cuatro meses.

Caracas. El lunes en la mañana se volvió viral en redes sociales un video en el que una trabajadora y el gerente de una entidad financiera pública rechazaban la solicitud de un cliente de depositar en su cuenta bancaria billetes de 2 bolívares, pues en la calle no los aceptan. Esta situación refleja claramente una consecuencia típica de un proceso hiperinflacionario como el que atraviesa Venezuela: el desprecio a la moneda, señaló el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN).

El rechazo al bolívar hace que la gente se deshaga de los billetes lo más rápido posible. Es algo que evidentemente está ocurriendo con todos, pero especialmente con el de 2 bolívares porque es el que tiene menos capacidad de compra, afirmó, y añadió que ese desprecio a la moneda es mayor por lo engorroso que significa cargar con ella.

Efectivamente, para pagar, por ejemplo, el ticket de estacionamiento en un centro comercial ubicado en Las Mercedes —que el lunes costaba 120 bolívares— una persona tendría que desembolsar 60 billetes de 2 bolívares, una cantidad que prácticamente satura una billetera. Lo único que se puede cancelar con una sola pieza es la gasolina.

Desde que el presidente Nicolás Maduro anunció la reconversión el 22 de marzo, y, posteriormente, la eliminación no de 3 sino de 5 ceros al bolívar el 25 de julio, los expertos advirtieron que el efecto de la medida duraría muy poco, ya que cuando se implementa una reforma monetaria sin resolver el problema que ocasiona la inflación, los ceros aparecen en los precios inmediatamente después de retirárselos a la moneda.

El economista Leonardo Vera, profesor titular de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, afirmó que la inflación ha ido erosionando los pocos éxitos que pudo haber tenido la reconversión, y alertó que en muy poco tiempo el país tendrá otra vez un problema de transacciones haciéndose con numerosos dígitos, la misma posibilidad de que los sistemas contables, los registros en las empresas, bancos y en el sector público, en especial las máquinas fiscales, puedan otra vez entrar en un período en el que pudieran colapsar.

En la vigésima quinta edición del Congreso de Actualidad Económica, realizado por estudiantes de la Escuela de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello, el economista Luis Oliveros advirtió que si la tasa de inflación diaria se mantiene en 4 %, que fue el promedio entre agosto y septiembre, en la segunda semana de junio de este año regresarán los precios que estaban antes del 20 de agosto, es decir, que se recuperarían los 5 ceros que el Gobierno le quitó a la moneda con la reconversión. En octubre y noviembre la tasa diaria fue 3 %.

Incluso los aumentos del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado, que ha reflejado de mejor forma la dinámica hiperinflacionaria, han devaluado cada vez más el bolívar. Ni siquiera con el billete de mayor denominación, el de 500 bolívares —que serían 50 millones de bolívares del cono monetario anterior— una persona podría comprar un dólar en el mercado oficial, el cual subió de 638,18 bolívares el 28 de diciembre, a 704,57 bolívares en la primera subasta de 2019 del Dicom.


Participa en la conversación