Compitiendo con la oferta en tiendas comerciales, los buhoneros se han convertido en la referencia para llevar los juguetes del Niño Jesús. Una bicicleta alcanza los 4 millones de bolívares y los juguetes más sencillos rondan los 500.000. El spiner es el juguete más económico en 150.000 bolívares.

Caracas. La hiperinflación impacta en la carta del Niño Jesús. Los precios de los juguetes se han disparado y representan un gasto tan elevado que ni el salario mínimo completo o los aguinaldos navideños son suficientes para comprar los regalos más sencillos que venden las tiendas en los centros comerciales y los buhoneros.

Ivon Ramírez tenía como primera opción comprar un par de patines, pero tuvo que desistir de su objetivo debido a que el precio no estaba a su alcance. “Lamentablemente, no los pude comprar porque he visto [los patines] en 5,5 millones bolívares”. En su lugar, gastó 600.000 bolívares en figuras armables.

Al igual que Ivon, Olga Rodríguez también tuvo que cambiar sus planes de compra. Pretendía adquirir tres juguetes, pero solo compró uno: una muñeca que le costó 1,6 millones de bolívares.

Los precios de los juguetes se dispararon en pocos días y para algunos padres la opción son los vendedores informales.

Patinetas, spiner, carritos de cuerda, muñecas sin ninguna función, monopatínes, carros montables y motos plásticas son los regalos más comprados a los buhoneros de el centro de Caracas. No obstante, a excepción de los carritos de cuerda y el spiner, ninguno de estos productos cuesta menos de 500.000 bolívares.

Los vendedores ambulantes —quienes han crecido exponencialmente en el último mes— opinan que muchos padres compran el spiner por ser la opción más económica, pues se ofrece en 150.000 bolívares. En estos puestos el monopatín está en 2,2 millones de bolívares y los patines en línea pueden superar los 4,5 millones de bolívares, como mínimo.

Vendedores de juguetes La hoyada
Buhoneros de juguetes La Hoyada. Foto: Francisco Bruzco

Las bicicletas ring 16 se ofertan en 4,2 millones bolívares, 100.000 menos que algunas tiendas de los centros comercios, donde cuestan 4,3 millones de bolívares. En noviembre, esa bicicleta estaba en 1,9 millones bolívares de 126 % de aumento.

Frente a esto, el precio de un juguete irrumpe con la expectativa de quienes deciden seguir la tradición de “El niño Jesús”.

Los vendedores informales ofrecen las muñecas de princesas en 1,3 millones de bolívares; la imitación Barbie ronda los 450.000 bolívares y los Nenucos más costosos están en 3,5 millones de bolívares.

Por su parte, las figuras de acción, balones de fútbol y de baloncesto no bajan de 750.000 bolívares y los garajes de carros se ofertan a 1,2 millones de bolívares. Mientras tanto, un set de béisbol con guante, pelota y bate ubica su precio en 1,8 millones de bolívares.

Lee también
Regalos del “Niño Jesús” consumen aguinaldos de padres tachirenses esta Navidad

Respecto a la calidad de los productos, Katiuska Jimenez y José Gosmil, agregan que “todos los juguetes son chinos y da broma gastar tanto dinero en un artículo que no va a durar nada”. Además, la pareja considera que los precios en el centro de la ciudad y en los centros comerciales, resultan muy parecidos. “Todo muy costoso”, concluyeron.

No obstante, hay quienes buscan las opciones más modestas —juegos de mesa, carros de cuerda, coches para muñecas, carros montables y de construcción, entre otros— donde podrá adquirir un producto a partir 150.000 bolívares en adelante.

Tomando en cuenta que el salario mínimo sin bono alimenticio es de 177.057 bolívares, Romelia Ugalde agrega: “Todo lo veo caro. Uno no gana para comprar un juguete en este precio”.

Fotos: Francisco Bruzco y Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación